Nuevo presidente del PP arma su equipo

Pablo Casado y Soraya Sáenz de Santamaría se reunieron por primera vez desde el congreso que eligió al primero como nuevo presidente del Partido Popular (PP) español y sucesor de Mariano Rajoy.

De Santamaría pidió que el reparto sea «de forma digna y proporcional», es decir, que refleje el 43% obtenido por ella en las primarias.

Aunque de entrada Casado aseguró que es muy pronto para hacer una lista formal, el nuevo mandamás necesita un partido fuerte ante la posible imputación por el caso de su máster fraudulento. «A partir de ahora no hay bandos», dijo.

El PP quiere dar imagen de unidad y volcarse en hacer oposición a Pedro Sánchez cuanto antes. Por eso Casado escuchó durante los últimos dos días la opinión de sus antecesores al frente del partido, Mariano Rajoy, José María Aznar y Antonio Hernández Mancha. Ahora será recibido por el Rey en La Zarzuela.

El encuentro buscó armar los nuevos cargos dentro de la tolda e integrar ambos equipos –el ganador y el perdedor de las primarias- en los órganos de dirección.

Por el momento, el nuevo número 1 del PP ofreció a Santamaría ser vocal de libre designación en el comité ejecutivo pero ella se negó. Alega que se debe ser muy respetuoso con las estructuras locales, provinciales y autonómicas de cara a la elaboración de listas electorales. En realidad ella va por más, obvio.

Fuentes dentro del partido aseguran que Casado quiere que su relevo sea una mujer y debe salir de la lista que presentó el pasado sábado al congreso. Algunos apuntan a Dolors Montserrat como nueva número dos del partido.

ER

Como en un espejo, pasado y presente del PP frente a frente

Artículos relacionados