La memoria que devoraron las llamas

Notre-Dame ardió y con el incendio perdió la humanidad entera. Más allá de las simpatías o no que se tengan con las potencias imperialistas, la pérdida de un patrimonio artístico y arquitectónico como este, es un daño terrible para la memoria cultural de la historia humana. Notre-Dame es el símbolo gótico que representa el nacimiento de los gremios, de los artesanos, de los oficios, que dieron origen siglos más adelante a la masonería y los sindicatos.

En un mundo sin fronteras como el que se impulsa desde los sectores más progresistas, lo que se perdió en la Catedral de más de ocho siglos de antigüedad, lo perdió la especie humana entera. No se trata de un patrimonio exclusivo de Francia, su gobierno o su pueblo. Los siglos de trabajo convertidos en cenizas, implican la destrucción de la memoria humana que también se perdió en Bagdad, Río de Janeiro con el incendio de su museo nacional este año o la Catedral de la Santísima Trinidad de San Petersburgo en 2006.

Lo que se quemó

Con las llamas de Notre-Dame se perdió la icónica torre conocida como la aguja, de 93 metros de alto, que además sirvió de inspiración para incontables obras literarias de la cultura europea. Se vino abajo el techo del templo, que estaba construido casi por completo con madera. Otros daños en columnas, muros y estructura, se registraron en la obra, una de las más representativas del medioevo.

El vice alcalde de París, Emmanuel Grégoire, notificó que afortunadamente se evitó lo peor, pues el corazón del templo estuvo a punto de colapsar y las llamas habrían llegado a los campanarios, otros de los símbolos de la estructura.

Lo que se salvó

El altar frente a la cruz del templo se encuentra intacto, igual que buena parte de las obras de arte y reliquias religiosas. La Corona de Espinas de Jesucristo y la Túnica de San Luis, fueron rescatadas intactas, también las piezas principales de los tesoros de Notre-Dame. Los vitrales y el rosetón central también están a salvo.

Franck Riester, ministro de cultura de Francia, agradeció el trabajo de colaboradores y personal especializado en el rescate y resguardo de las obras y tesoros, que fueron evacuados rápidamente a lugares cercanos como el Hotel Ville de París.

Aunque se ha descartado que el incendio fuera provocado, un equipo especializado llevará a cabo una investigación minuciosa que podría tardar semanas o meses, para establecer el origen del siniestro. Las autoridades también investigarán las posibles responsabilidades en el suceso.

RB

Artículos relacionados