El frío y las duras condiciones en Siria se cobran la vida de 15 niños

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) denunció este martes la muerte de al menos 15 niños en Siria, víctimas de las bajas temperaturas que azotan la región y de la falta de acceso a la asistencia médica.

Ocho del total de infantes perecieron en el campo de Rukban, ubicado en la frontera con Jordania, lugar donde permanecen unos 40. 000 desplazados de la guerra. Los siete restantes murieron mientras intentaban escapar de la ciudad de Hayin, al este de Siria.

Los niños, quienes se encontraban junto a sus familias, en su mayoría tenían menos de cuatro meses y el más joven apenas horas de vida, reveló el reporte emitido por la Unicef.

El organismo ha elevado el alerta ante las duras condiciones de vida en las que se encuentran niños y mujeres, en su mayoría, en los campos de refugiados, quienes ahora deben sortear las bajas temperaturas, lo que pone cada vez más en riesgo sus vidas.

«El frío extremo y la falta de atención médica para las madres antes y durante el parto, así como para los recién nacidos, han agravado las ya terribles condiciones de los niños y sus familias«, dijo el director de Unicef para Oriente Próximo, Geert Cappelaere, en un comunicado.

YBV

Artículos relacionados