Niki Lauda, la Fórmula Uno llora a una Leyenda

La leyenda de la F1, el austríaco Niki Lauda, falleció este lunes a los 70 años. El 3 veces campeón de la máxima categoría del automovilismo mundial será recordado como uno de los mejores exponentes de este deporte en el planeta.

Deja una gran huella dentro y fuera de las pistas, tanto por su habilidad para conducir un bólido como por su capacidad para decir lo que pensaba sin ningún tipo de filtro (lo que le hizo ganar muchos enemigos).

Para la historia quedará su rivalidad con el británico James Hunt de la cual se hizo una película en 2013, “Rush”, protagonizada por el actor australiano Chris Hemsworth.

Lauda debutó en la F1 en 1971 y ganaría su primer título mundial en 1974 con la escudería Ferrari. En 1976 sufrió un grave accidente en el GP de Alemania el cual le dejó quemaduras en el rostro y todo el cuerpo y le hizo alejarse de las pistas por 6 semanas. Pese a ello mantuvo un tremendo duelo con Hunt y perdió el campeonato por solo un punto.

En 1979 ganaría su segundo título, también con Ferrari, y en 1984 (luego de haberse retirado un par de años) ganó su último Mundial en una dura competencia con el francés Alain Prost.

Niki dejó la Fórmula uno en 1985 luego de 3 campeonatos mundiales, 25 victorias en Grandes Premios y 24 «Pole».

Luego de su retiro se desempeñó como un gran hombre de negocios relacionado al mundo de la aeronáutica.

Una de sus principales características fue su verbo desatado, siempre con un comentario o una opinión que se convertía en noticia. A continuación dejamos varias de sus frases más destacadas:

«Los Fórmula 1 actuales podría pilotarlos hasta un chimpancé»

«Cuando veo lo que gana Michael Schumacher, me maldigo por no haber nacido diez años más tarde»

«Alain Prost era un perro, pero Fernando Alonso es mucho peor» 

 «El único carisma que tiene un tipo como Lewis Hamilton es su novia»

«La única victoria importante en este negocio es el día en el que abandonas el paddock con vida» 

«Tuve un accidente y esa es mi excusa para ser feo; la mayoría de la gente no tiene una razón» 

JC.

Artículos relacionados