Adán Castro: «El neoliberalismo no puede tapar el sol de Chile»

Las recientes protestas de Chile contra un modelo neoliberal impuesto, y que no está dando resultados, ha salpicado a Venezuela y Rusia, ya que han sido acusados de promoverlas. El internacionalista Adan Castro, asegura que «el neoliberalismo no pude tapar el sol de Chile con Venezuela y Rusia».

Explica que las manifestaciones chilenas han sido masivas porque surgen motivadas por demandas propias de su realidad. «Es absurdo creer que movilizaciones masivas son producto de conspiradores. La acción colectiva para superar el miedo a la represión estatal necesita causas sentidas no inducidas».

Explica que al gobierno chileno, «se les agrietó o rompió esa vitrina neoliberal, por eso la desorientación de los dirigentes y militantes de derecha, que para evitarse disonancias niegan la posibilidad de conflictos sociales en su orden ideal y terminan inventando disparates conspiranoicos».

Asegura que involucrar a países como Venezuela y Rusia en el conflicto no es casual, es una estrategia política. «Lo que ocurre en la región es un manifiesto al rechazo popular a las medidas estatales propias de la lógica unilateral del capital, llamadas tradicionalmente neoliberalismo, Venezuela siendo un país estable políticamente es un arma perfecta para involucrar», dice.

Expone que lo que pasa en Chile son rebeliones antineoliberales y movilizaciones antiprivatizadoras, «pero, en la actual crisis de sobreacumulación del capitalismo mundial, para lograr oportunidades de rentabilidad, el capital necesita intensificar la explotación de la fuerza de trabajo y de la naturaleza, con la mercantilización de todas las necesidades básicas».

Rusia por ser un país potencia y que apoya directamente a Venezuela, pasa a ser el segundo referente, asegura el internacionalista.

«Hay una nueva política estatal unitaria al servicio del capital: las reformas laborales y previsionales reaccionarias que recortan derechos a la clase trabajadora activa y jubilada para reducir los costos salariales del Estado y las empresas. Es una ofensiva antiobrera de los Estados, sin importar diferencias geopolíticas», refiere Castro.

La mano que mece la cuna

Estados Unidos, ha sido el principal país en acusar a ambas naciones de las protestas, recientemente acusó a Rusia de usar alborotadores en las redes sociales para «exacerbar la división» en Chile, donde una ola de protestas contra el gobierno ha dejado más de 20 muertos.

«Tenemos indicios de actividades rusas para dar un curso negativo al debate en Chile», dijo a la prensa un funcionario del Departamento de Estado, según reseñó AFP.

El canciller de Argentina, Jorge Faurie, acusó a Venezuela de ser articulador de las protestas violentas que han tenido lugar en países como Chile y Ecuador.

Faurie aseguró que “obviamente hay por detrás de estos movimientos, en la parte de este profesionalismo de la anarquía, un articulador. Usted ha visto declaraciones que corren por parte de Maduro, que amenaza o presume de aires de huracán bolivariano que llegan a los distintos países de la región para afectar su institucionalidad”.

El presidente de la República, Nicolás Maduro, llamó «estúpido» a su homólogo ecuatoriano, Lenín Moreno, quien también lo acuso de causar las protestas recientes en América Latina. «Ahora me echan la culpa de todo a mí y a Venezuela», dijo el jefe de Estado.

Narkys Blanco


Artículos relacionados