El narcotráfico entra a Europa por el sur de España

En el sur del Reino de España se desarrolla una ya vieja historia sobre el tráfico de drogas, que ahora ha adquirido un matiz agresivo. Se registran desembarcos de droga en playas a plena luz del día y, más recientemente, tiroteos entre narcotraficantes y policías.

Pese al aumento de la presencia policial en zonas como el Campo de Gibraltar, en la provincia de Cádiz de la comunidad autónoma de Andalucía, organizaciones de narcotraficantes de hachís y cocaína siguen operando con relativa normalidad.

También en Cádiz, el pasado 4 de abril un grupo de policías patrullaba a pie en el barrio de Botafuegos, en Algeciras, cuando fueron objeto de una ráfaga de disparos desde el interior de una vivienda, sin que alguno resultara herido.

Es en la bahía de Algeciras por donde entra la mayor cantidad de estupefacientes a España. En el puerto de esta localidad andaluza se analiza sólo un 5% del total de contenedores de cargas, lo que deja al narcotráfico un considerable margen para operar con tranquilidad.

¿Quién controla el narconegocio?

En la localidad de La Línea de la Concepción opera una estructura de tráfico ilícito de droga liderada por Los Castañitas, alias de los hermanos Antonio y Francisco Tejón Carrasco. Controlan el 70% del mercado de hachís en la nación ibérica.

Pero los Castañitas son intermediadores, llevan sus alijos desde costas del norte de Marruecos hasta España, desde donde la ofrecen al resto de Europa a bandas distribuidoras en Francia, Italia y el Reino Unido. Sólo en el verano de 2017, lograron introducir 150 toneladas de hachís a España por la costa andaluza.

Francisco (izq) y Antonio Tejón Carrasco, líderes de «Los Castañitas».

Si bien su fuerte es llevar el hachís marroquí a tierra española por medio de sus embarcaciones de alto rendimiento, Los Castañitas también operan el negocio de fletar contenedores en Suramérica para el tráfico de cocaína.

Esta organización no solo trabaja para sí misma, sino que también ofrece servicio de transporte y almacenaje de toneladas de droga para otros grupos criminales a cambio de elevadas sumas de dinero, para lo cual cuentan con una amplia infraestructura en distintos puntos de La Línea.

Se han valido de propiedades, casas y apartamentos que ofrecen para vivir a personas en condición de indigencia, a quienes piden a cambio lealtad y compromiso con la organización delictiva.

Es así como en marzo de este año unos 200 vecinos de La Línea consiguieron impedir la detención de un narcotraficante que escapó de la persecución de la Policía, tras dejar abandonado un vehículo con 510 kilos de hachís en su interior. Los tres agentes fueron acorralados y tuvieron que realizar disparos al aire para dispersar a la turba que los rodeó.

Pese al duro golpe que significó para Los Castañitas la captura de Antonio Tejón en junio pasado, la poderosa organización narcotraficante continúa operando bajo su estructura jerarquizada, de la mano de Francisco.

MFD

Leer más:

Descubra qué gobiernos han “cooperado” con el narcotráfico

Artículos relacionados