La muerte continúa haciendo de las suyas en la frontera de EEUU

Un balance publicado por una cadena de noticias estadounidense asegura que al menos 24 inmigrantes, entre ellos siete niños, han muerto bajo custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EEUU desde la llegada a la Casa Blanca del presidente #DonaldTrump.

De acuerdo con el personal de salud consultado al respecto, estos decesos pueden responder a la prolongada detención a la que son sometidos los migrantes y a las condiciones de los centros a los que son enviados.

Las estadísticas reflejan que al igual que en México, los centros de detención en EEUU no tienen capacidad para albergar a la gran cantidad de migrantes que han tratado de cruzar la frontera en los últimos meses.

Un informe de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza reveló que sólo en el mes de mayo fueron detenidas en la frontera un total de 130 mil personas. La cifra es la más alta registrada en los últimos 13 años. Entre los detenidos se encontraban 11 mil 507 menores de edad que viajaban sin acompañante.

En respuesta, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de ese país (ICE) ha asegurado que esta clase de fallecimientos sigue siendo un fenómeno “extremadamente raro”, y que cuenta con un presupuesto de 269 millones de dólares para brindar “atención médica integral” a cada una de las personas que ingresan bajo su custodia.

Sin embargo, médicos de la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) aseguran que la muerte de niños pudiera revelar que estos servicios no cuentan con el personal especializado para responder ante una emergencia.

Tal es la situación que el propio secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, admitió recientemente ante el Congreso que «será difícil evitar más muertes de niños en custodia» a menos que reciban fondos extras para lidiar con el flujo sin precedentes de familias migrantes en la frontera.

ARG

Artículos relacionados