«Migración hacia Venezuela dejó rastros de una patria permisiva»

«El tema migratorio en Venezuela representa un riesgo para la región de latinoamerica por la preparación y espontaneidad del venezolano para desarrollarse en cualquier territorio. Además deja los rastros de una patria permisiva que acogió a millones de migrantes durante el Siglo XX «, así lo asegura el historiador Argenis Gudyoe.

La comunidad española fue una de las primeras en migrar a Venezuela

Explica que el venezolano no migró masivamente en el siglo XX, a pesar de atravesar gobiernos dictatoriales, el de Juan Vicente Gómez en 1908 y el de Marcos Pérez Jiménez en 1948, pero si recibió a muchas poblaciones.

Hay autores, como Carlos Marcano, en el libro La Migración como visión social, que aseguran que Venezuela nunca ha sido un país con cultura de migración, pero si ha sido un país receptor de migrantes. Sin embargo durante la llegada de migrantes a Venezuela se mantuvo un
claro sesgo de racismo.

Gudyoe explica que ese sesgo era por conveniencia social, una especie de intercambio, «se recibía a todo el mundo y se aprendía de sus culturas. Se hablaba de permisividad al extranjero, pero la verdad es que eso se limitaba a los europeos, porque se asumía que se podía aprender de sus técnicas de trabajo y buenas costumbres».

Refiere que al final del periodo de 1960, Venezuela tuvo una experiencia de inmigración masiva, alrededor de seis mil extranjeros recibieron cédula por primera vez, el 90% de ellos eran españoles, italianos y portugueses.

«En la época de los años de 1970, con el boom petrolero Venezuela se decreta país receptor de migrantes y comienzan a llegar las poblaciones de Alemania, Chile, Argentina, Paraguay, Perú, Ecuador, República Dominicana, Colombia y Haití, debido a la mala situación económica de su país», explica.

El recibimiento de los extrajeros al país empezó con la nacionalización y se sustentó en la oportunidad que tuvieron de desarrollarse como propios, refiere. «Era una tierra que recibía y donde nadie se iba. Esto no le importaba a la región, pero ahora hay una significativa preocupación de países vecinos y de organismos especializados por el flujo de venezolanos que se van a otras naciones».

Refiere que Venezuela no tuvo nunca un control para medir el flujo de migrantes que recibía, «en la actualidad los países receptores están elevando sus niveles de tolerancia con la migración venezolana, ponen controles y restricciones, acciones que nunca se pusieron en Venezuela», sentencia.

Los venezolanos son maltratados en Perú, Colombia y Ecuador

Colombia, Perú y Ecuador son los países que han marcado más ese rechazo, el especialista dice que no se está dando solo la xenofobia, también están atravesando la aporofobia, que es el rechazo a las personas pobres o desamparadas.

El representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) para el Sur de América Latina, Juan Carlos Murillo, dijo en Perspectivas desde Buenos Aires que 5.000 venezolanos abandonan su país por día. ACNUR calcula que para fines de 2019 se espera que 5 millones hayan migrado y que para finales de 2020 sean 7 millones.

El último informe de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) revela que el 62% de los venezolanos entrevistado sen cinco ciudades de Perú –  Cusco, Lima, Arequipa, Tumbes y Tacna – se han sentido discriminados, principalmente por su nacionalidad.

NB

Artículos relacionados