El Mediterráneo se convierte en ruta de no retorno

En menos de una semana, han desaparecido frente a las costas libias al menos 200 inmigrantes intentando cruzar el Mediterráneo, en sus viajes para llegar a países de la Unión Europea.

Este miércoles, se conoció una nueva tragedia en las costas cercanas a la zona de la playa de Tajura, donde fueron encontrados los cuerpos de 17 inmigrantes luego de naufragar el viernes pasado en Garabulli, a 50km de Trípoli.

Según la Guardia Costera de Libia, lograron rescatar 14 migrantes y de momento se desconoce la cifra total y las nacionalidades de los que viajaban en la embarcación.

Por otra parte, a bordo del “Open Arms” llegaron a Barcelona 60 inmigrantes rescatados el pasado 30 de junio, entre ellos ocho palestinos, ocho de Sudán del Sur, tres de Mali, cinco sirios, uno de Burkina Faso, de Costa de Marfil, cuatro eritreos, ocho egipcios, tres de República Centroafricana, dos de Camerún, dos etíopes, seis libios, ocho de Bangladesh y un guineano.

60 migrantes de 14 nacionalidades llegaron a Barcelona a bordo del Open Arms.

La portavoz de la ONG Proactiva Open Arms, Laura Lanuza, informó que luego del desembarque todos serán tratados médica y psicológicamente, para iniciar un proceso de legalización de permisos migratorios, en el que los migrantes están acompañados por el equipo de abogados de Cruz Roja.

El gobierno español aseguró que los 60 migrantes recibirán 30 días de permiso de residencia legal, en lugar de los 45 que inicialmente se había comentado, precisando que este periodo se podría alargar en el caso de que sea necesario.

El Open Arms, llegó este miércoles al puerto de Barcelona luego de cuatro días de travesía con 60 migrantes, que a partir de hoy serán trasladados a la la residencia Joaquim Blume de Esplugues de Llobregat y otras dependencias del gobierno.

MP

Artículos relacionados