Mano dura contra la contaminación ambiental en China

China ha logrado otro paso enfocado en librar con efectividad la batalla medioambiental, al anunciar nuevas reglas para controlar el deterioro la calidad del aire y lograr en tres años una reducción significativa de las emisiones contaminantes.

El Consejo de Estado chino, aprobó el paquete de medidas que se emplearán en los planos económico, legal, tecnológico y administrativo de forma sistematizada con el fin de devolverle a la nación asiático un mejor clima.

Según los planes, hacia el año 2020 deben bajar a más de 15% las emisiones de dióxido de azufre y óxido de nitrógeno, y a 18% la densidad de las peligrosas partículas de suspensión 2.5.

A las ciudades con nivel de prefectura se les exigirá tener más de 80% de días con buena calidad del aire anualmente y el nivel de alta polución no debe sobrepasar el 25%.

Asimismo, detallaron que los esfuerzos se concentrarán en el área norteña de Beijing-Tianjin-Hebei, el delta del río Yangtzé y las planicies del Fenhe y el Weihe.  El Gobierno trabajará además, por una optimización de la estructura industrial, un mayor uso de las energías limpias y transportes ecológicos. Todo ello estará acompañado de un fuerte soporte legal, financiero y bajo  supervisiones estrictas.

El Partido Comunista de China (PCCh) y el Estado acogen una postura cada vez más fuerte ante el problema medioambiental, ya que persisten dificultades, desafíos y falta de la debida responsabilidad para combatirlo, pese a los esfuerzos y avances alcanzados desde 2014, cuando se declaró la guerra a la contaminación.

El país asiático tiene la mira puesta en tener una sociedad próspera, acomodada pero sobre todo sana hacia el año 2020, pues está consciente de que la contaminación es nociva para la población y afecta el plan de desarrollo económico de la nación.

MT

Artículos relacionados