Manifestantes chilenos continúan firmes pese a represión

El Súper Lunes en Chile, una mega jornada de protestas convocada por movimientos populares del país andino que se mantienen movilizados hace casi un mes en contra del modelo neoliberal concluyó con más represión por parte de los Carabineros, la policía militarizada local.

Sólo en Santiago, la capital, las manifestaciones escencialmente pacíficas en Plaza Italia y sus alrededores, fueron duramente reprimidas.

La periodista María Daniela Yaccar, del medio argentino Página 12, relataba en vivo desde la urbe chilena de la siguiente manera: «Humo y fuego, personas corriendo, policías atropellando civiles, vidrios rotos, barricadas. Con gases e hidrantes desde temprano, el despliegue de Carabineros logró vaciar la Plaza en la tercera movilización masiva de la sociedad, llamada ‘Súper Lunes'».

El recién nombrado ministro de Interior, Gonzalo Blumel, aseguró que el accionar de carabineros fue en respuesta a una «agresión violenta» contra dos mujeres carabineras con bombas molotov.

A juicio de Blumel, estos hechos “no tienen nada que ver con las legítimas demandas de los ciudadanos. Es violencia pura, por lo que aplicaremos todos los recursos que nos permite la ley para sancionar a los culpables de estos actos tan cobardes”.

Pero cuando fue consultado por las violaciones a los derechos humanos por parte de los Carabineros de Chile, Blumel dijo que habría que esperar una investigación para determinar las responsabilidades.

De acuerdo al último balance de las protestas, que piden a gritos una nueva Constitución diferente a la dejada por Pinochet, hay nueve mil personas detenidas y 500 en prisión preventiva, según el Ministro de Interior, pero movimientos sociales denuncian que serían al menos 23 muertos y más de 4 mil los presos por manifestarse contra el llamado «milagro económico de Chile».

MMMV

Artículos relacionados