Macri: “partir” con la frente marchita

Mauricio Macri culmina este 10 de diciembre su primer y único mandato al frente de Argentina.  Deja un país con muchos más problemas que soluciones y con una economía en recesión desde hace por lo menos dos años.

Durante su campaña electoral de 2015, Macri, un empresario representante de la extrema derecha argentina, prometió «pobreza cero», dijo que bajar la inflación era «la cosa más fácil del mundo» y que la economía argentina recibiría «una lluvia de dólares» en inversiones nada más con su presencia en la Casa Rosada.

Pero nada de esto sucedió.  Macri le entrega este martes la presidencia a Alberto Fernández con un PIB de 450.000 millones de dólares, pero él recibió 643.000 millones de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que hoy asume como vicepresidenta de la República.

Además, desde 2017, el peso argentino cada día está más devaluado frente al dólar (unos 62 pesos por cada billete verde, según el cambio oficial de este 10 de diciembre del Banco Central argentino) y una inflación acumulada desde octubre de 2019 de 50,5 %, y a esto hay que sumarle la esperada de 45,5% para los próximos 12 meses.

Economía en recesión

La economía argentina ha sufrido una contracción de 4,5% desde 2015, cuando Macri tomó el mando de Argentina y la Cepal, organización de las Naciones Unidas que analiza el crecimiento y desarrollo de América Latina, prevé que caiga otro 3% este 2019.

La combinación entre inflación y recesión logró lo inimaginable: duplicar los pobres en Argentina.

Cuando su antecesora dejó el poder, Argentina acumulaba 29% de pobres.  Ahora, cuando Macri se va a su casa a mirar por televisión las noticias, hay 40,8%, que puede ser más porque la cifra es de junio pasado.  Es la más alta tasa de carestía en el «granero del mundo» desde la crisis económica de 2001.

Deuda externa sin igual

Cuando el gobierno de Mauricio Macri se cansó de captar los dólares a través de la venta de bonos del Estado, todos los miles de millones de «inversores» salieron despavoridos hacia sitios más seguros y entonces, la fantasía neoliberal de Macri se hundió.

Entonces llegó el Fondo Monetario Internacional (FMI) con un rescate de 57.000 millones de dólares, algo que no tiene precedentes históricos. Entonces Argentina, pasó de no tener deuda externa, que fue  cancelada en su totalidad por los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, a tener un endeudamiento de más del 90% de su PIB y pocas expectativas de poder cumplir los plazos dados por el banco de las Naciones Unidas.

MMMV/VTactual.com

Alberto Fernández se cansó de las mentiras de Mauricio Macri

Artículos relacionados