Ponen la lupa a la subida de precios del petróleo

El aumento sostenido del precio del petróleo empieza a preocupar a los productores de gasolina y diesel, quienes avizoran la misma consecuencia para los precios finales de los combustibles.

Al trepar a los 80 dólares por barril, el crudo llegó a su precio más alto desde noviembre de 2014, impulsado por los problemas geopolíticos de Irán y Estados Unidos.

Aunque de menos impacto, también afecta el mercado el aumento de las tensiones en Irak, Libia, Siria y Yemen y la caída de la producción en Venezuela.

petróleo
Las sanciones económicas contra Venezuela impactan negativamente en su industria petrolera, principal fuente de ingreso de divisas para el país.

A pesar del aumento, la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés), señaló que todavía es muy pronto para saber qué pasará, pues confía que otros productores pueden asegurar el abastecimiento al mercado y compensar un cambio en las exportaciones iraníes.

Arabia Saudí, el mayor exportador de petróleo del mundo, ya ha dicho que trabajará en esa dirección.

Los recortes de producción de la OPEP y sus socios –liderados por Arabia y Rusia-  han equilibrado la oferta y la demanda mundial, hasta el punto de que la IEA hace poco anunció que se trataba de una «misión cumplida».

Juntos, la OPEP y Rusia producen más del 40% del petróleo del mundo. A pesar de que los precios han aumentado incesantemente bajo las restricciones, los Estados productores de petróleo han demostrado ser muy obedientes y no han aumentado la producción, como lo habían hecho durante otros intentos de influir en el mercado.

ER

Artículos relacionados