Los escenarios políticos ante el bloqueo siguen siendo los mismos

Los escenarios políticos ante el bloqueo siguen siendo los mismos

Retomar el desabastecimiento, justificar una intervención militar, generar una guerra civil y desestabilizar de nuevo la economía, parecieran ser las intenciones del bloqueo económico anunciado por EE.UU a Venezuela esta semana, así lo asegura el político y coordinador del movimiento político venezolano Juntos, la Venezuela que vieneEnrique Ochoa Antich.

«Lo único bueno o menos malo que tienen estas sanciones es que parecen anunciar una postergación sine die de la aún peor eventualidad de una intervención militar extranjera», explica.

El pasado lunes el huésped de la Casa Blanca firmó una orden ejecutiva en el que congela todos los bienes de Venezuela que se encuentren en la nación norteamericana.

Los escenarios nada alentadores

Ante los escenarios que se manejan en el país, luego de las amenazas el político asegura, «esas sanciones deben producir un regreso al desabastecimiento que ya se había superado, un incremento de la inflación que parecía comenzar a disminuir, y niveles de hambruna para algunos sectores en pobreza extrema», explica.

Agrega que EE.UU y sus subalternos en Venezuela siguen esperando que un incremento de la crisis pueda motivar protestas sociales más intensas y una acción militar contra Maduro, así sea de los propios militares maduristas.

Las Fuerzas Armadas venezolanas han presentado su respaldo al presidente Nicolás Maduro en reiteradas ocasiones.

«No comprenden que éstas no son las Fuerzas Armadas de los 60, que derrocaban a un gobierno. Esta Fuerza Armadas forman parte consustancial e ideológica del poder. Dar un golpe es como darse un golpe a sí misma», aclara.

Ambiente caldeado

Ochoa Antich define las acciones propiciadas por la oposición, como una búsqueda irresponsable de lo que podría ocasionar una confrontación de unos militares con otros, «algo parecido a una guerra civil, que ella sí pueda justificar una intervención militar extranjera. Escenario Siria y Libia», agrega.

Asegura que otra de las consecuencias de este bloqueo puede ser torpedear el diálogo entre el gobierno y la oposición venezolana, «de pronto EE.UU ve mal que la Unión  Europea, comenzando por Noruega, tenga éxito en resolver la crisis venezolana, éxito que EE.UU no ha tenido en ocho meses o más».

Asegura que también pueden ser una estrategia de presión para lograr en la mesa de negociaciones la salida de Maduro, dice que ante esa presión el gobierno ha respondido con otra, retirarse de la mesa… por ahora.

El político dice que el bloqueo es una antesala a un bloqueo total del país, y que algunos países del mundo pudieran retirar sus negocios.

«Países cono España, Alemania e India, que continuaban haciendo negocios con Venezuela, posiblemente se intimiden, pues según entiendo estas sanciones afectan a terceros. Quizá suspendan esa actividad comercial y de inversión».

Agrega que Rusia y China, por el contrario, enfrentados como ya están con EE.UU por otras razones, tratarán de sacar provecho de la situación. «Su presencia y su influencia entre nosotros se intensificará», concluyó.

NB

Artículos relacionados