#VTesencia Las Locainas de Agua Blanca

La fiesta de las Locainas de Agua Blanca, en el Estado Portuguesa, fue declarada como patrimonio cultural el 29 de noviembre de 2016 y podemos decir que es una de las tradiciones populares más pintorescas de Venezuela.Con más de 100 años de antigüedad, sus actuales pobladores siguen luchando por mantener viva esta tradición todos los 28 de diciembre para conmemorar “El Día de los santos Inocentes”.

La celebración comienza con una misa en la Capilla de Los Santos Inocentes y al finalizar la ceremonia un personaje denominado el «Doctor en Leyes» da lectura – con mucho carácter – a las normas que deben cumplir los asistentes a la manifestación. Este personaje es acompañado del Caricari – jefe de tropa de las Locainas – el cachero, los muñequeros y el abanderado.

Las Locainas de Agua Blanca te dan la bienvenida

Muchas personas llegan cargando en sus manos cuadros de la matanza de los Santos Inocentes e inician el recorrido por algunas calles de Agua Blanca hasta llegar a la plaza Bolívar guiadas por unos muñecos de madera tipo marioneta que – atados a varas de cuatro metros de altura – son animados en constante movimiento al compás de ritmos larenses.

Los muñecos de madera tienen nombres propios. Por ejemplo, el muñeco Juan de Dios Rumbos es el jefe del recorrido y siempre debe ir acompañado por los muñecos Don Cayetano y Doña Simona. Sin ellos es imposible iniciar la marcha, ya que son el alma de esta manifestación genuina de esta localidad portugueseña. Una tradición divertida y cuestionada por la Iglesia Católica.

Sin la presencia de los muñecos de madera no se puede dar inicio al recorrido

Las locainas de esta región  son personajes que lucen un vestuario muy particular: camisa manga larga, banda tipo presidencial de colores en el pecho y sombreros con muchos flecos de tela de diferentes tonalidades. En este emblemático y hermoso evento participan tres poblaciones vecinas para darle más vida: El Hato, Gavilán y Chaparral.

Las Locainas con su indumentaria característica

Si no quieres ser penalizado en pleno jolgorio, deberás evitar ofrecer «creolina»licora los oficiales de las locainas, hablarle en la «capotera» – oído – a alguna dama cuando esté bailando o sacarla a bailar sin colocarle tu camaza o sombrero. Las mujeres, para esta ocasión,  podrán bailar en el «mogote» – casa donde se realiza la fiesta – únicamente en falda.

De no cumplir las normas decretadas por el «Doctor en Leyes» de seguro terminarás en el cepo de castigo que es un tronco de aproximadamente 4 metros de largo con agujeros para los pies de seis infractores o infractoras. Sólo el rígido personaje denominado el “Doctor en Leyes” – quien tiene la autoridad absoluta – podrá liberarlos. Las penas se purgan bailando los sones del tamunangue larense.

El Galerón, uno de los sones del tamunangue, es el que se baila con una agrupación musical invitada al terreno de la casa seleccionada donde se hace la fiesta y los pagos de promesas entre los hombres y mujeres asistentes junto a las Locainas y los curiosos. Aquí degustarán «mapurite» , pues así le dicen a los platos criollos que gentilmente ofrecen los anfitriones de ese esperado encuentro anual.

A continuación, te invitamos a tomar unos minutos de tu tiempo y disfrutar de este micro documental, dirigido por  Alfredo Chaviel, sobre esta tradición venezolana.

Lisdhe Ramos/VTactual.com

7 costumbres certifican que estás Hecho en Venezuela

Artículos relacionados