#Impropios Lester Toledo: el terrorista que quiere matar a Maduro

Venezuela es blanco de acusaciones sobre persecución política contra sus opositores, razón por la cual muchos de sus dirigentes se encuentran en el exterior, desde donde siguen trabajando para derrocar al gobierno de Nicolás Maduro. Pero a la hora de hacer ese juicio, no se tiende a revisar las acusaciones que desde el Estado se hacen contra muchos de estos actores políticos, que en cualquier otro país pagarían prolongadas condenas por traición y conspiración. Uno de estos casos es el de Lester Toledo.

Este político nacido en el occidente de Venezuela se formó en las filas del partido de ultraderecha Voluntad Popular, dirigido por el también prófugo de la justicia Leopoldo López. Debutó en la política como dirigente estudiantil, cuando encabezó junto a otros jóvenes las acciones contra el gobierno de Hugo Chávez tras la decisión de no renovar la concesión al canal RCTV. Las acciones violentas arrojaron costosos gastos por destrucción de propiedad pública y privada.

De acciones radicales, Toledo fue formado en Estados Unidos en diferentes cursos destinados a “promover la democracia” en la región. Uno de estos diplomados fue el de “Líderes Democráticos de América Latina”, donde jóvenes de la región, especialmente de países con gobiernos progresistas, fueron adiestrados en las artes de cómo protagonizar hechos violentos para forzar la salida de los mismos.

En 2014 fue un activo promotor de los hechos violentos conocidos como guarimbas. Desde su natal estado Zulia, encabezó diferentes ataques a instituciones públicas y privadas, así como daños a la propiedad pública. Tras la derrota de Henrique Capriles ese año, de quien Toledo fue equipo de campaña, el Zulia fue uno de los estados que registró mayor número de víctimas fatales en acciones de las que Lester Toledo tomó partido.

Lester Toledo junto al Secretario General de la OEA, Luis Almagro. Ambos comparten la obsesión por salir del gobierno de Maduro «por cualquier vía».

En 2016 la Fiscalía General de la República le acusó de financiar movimientos terroristas desde la vecina Colombia, para que realizaran acciones criminales a fin de derrocar al gobierno de Nicolás Maduro. El asesinato de líderes del chavismo se encontraba entre estas acciones.

Toledo, a quien el gobierno colombiano ofreció asilo, fue acusado por el propio presidente de Venezuela de estar fraguando un nuevo intento de magnicidio en su contra. En complicidad con el ex mandatario neogranadino, Álvaro Uribe, el político zuliano estaría planificando un nuevo episodio de violencia para su país.

RB


Artículos relacionados