Lavrov advierte sobre más presencia militar estadounidense en Medio Oriente

Llevar más militares estadounidenses al Oriente Medio, implica en estos momentos arrojar gasolina sobre fuego. Tras el anuncio del gobierno de Estados Unidos, de enviar a la región un contingente de 1500 efectivos militares adicionales a los que ya están desplegados, es visto por propios y extraños como una extravagancia que añade mayores conflictos a los ya existentes. En tal sentido, desde Rusia, el canciller de ese país, Sergei Lavrov, observa la medida con preocupación.

«En lo referente a la decisión de Trump de enviar 1.500 militares adicionales a los que están desplegados en la región de Oriente Medio y África del Norte, ustedes saben que los riesgos aumentan siempre y cuando se refuerce la capacidad militar«, dijo el diplomático ruso.

El canciller ruso mostró su preocupación ante medidas tomadas por EEUU.

Lavrov insiste en que para conseguir la estabilidad de la región, en cuanto a la presencia militar foránea, es necesario conformar “un sistema de seguridad diferente”. Considera que es preciso «comenzar con pasos simples como la transparencia en los asuntos militares, las invitaciones a los ejercicios, la elaboración de otras medidas de confianza con la participación de la Liga Árabe, la ONU, la UE (Unión Europea) y los cinco países miembros del Consejo de Seguridad en calidad de garantes«.

Tensión en Oriente Medio

Las complejas situaciones que protagonizan Siria, Israel, Arabia Saudita y Yemen, con sus diferentes variables, se ha complicado con la salida de Estados Unidos del tratado de tecnología nuclear con Irán, lo que ha revivido las tensiones entre los países en conflicto. Sumado a ello, EEUU envió flotas adicionales con portaaviones y buques de guerra que cercan las costas de Irán en el golfo Pérsico.

Por su parte, los persas prometen hacer respetar su territorio y nuevamente ha surgido la amenaza de hacer desaparecer a Israel de la faz de la Tierra, si EEUU se atreve a atacar algún objetivo iraní. Las consecuencias de estas acciones son inimaginables.

El presidente iraní, Hassan Rouhani, ha dicho que si EEUU se atreve a intervenir en su país «se arrepentirá»

Aun así, Irán está dando pasos en la dirección de una salida negociada a tales tensiones, gracias a la propuesta de que los países en conflicto puedan firmar un acuerdo de no agresión en el golfo Pérsico.

Esta iniciativa fue saludada por el gobierno ruso, cuyo canciller, Sergei Lavrov, catalogó como un primer paso para lograr la anhelada distensión en la zona. «Ponerse de acuerdo para no agredirse unos a otros sería, al parecer, el primer paso hacia la distensión, y nosotros catalogaríamos de correcto un pacto de ese tipo«, dijo Lavrov al tiempo que llamó a otros países de la región a sumarse a la iniciativa.

RB

Artículos relacionados