Caso Lava Jato sigue arrastrando a políticos brasileños

Caso Lava Jato sigue arrastrando a políticos brasileños

En pleno ejercicio de sus funciones, el gobernador de Río de Janeiro, Luiz Fernando Pezao, fue aprehendido por las autoridades brasileña por estar involucrado en actos delictivos, al recibir sobornos millonarios en el marco del Caso Lava Jato, una de las operaciones más trascendentales de la historia del país suramericano.

La orden de arresto fue emitida por el magistrado Félix Fisher, tras acusarlo de haber recibido sobornos de un total de 39.000 dólares por parte de empresas que se adjudicaban contratos irregulares con el Gobierno de Río de Janeiro, durante un lapso de siete años, entre del 2007 y 2014, cuando Pezao se desempeñó como vicegobernador en la gestión de Sergio Cabral.

De acuerdo con la fiscalía, las sumas de dinero que se encontraron en las cuentas de Luis Pizao, durante su gestión no concuerdan con el patrimonio declarado por el gobernador, por lo que se procedió a la captura preventiva argumentando “que podría dificultar aún más la recuperación de los valores que fueron desviados, además de ocultar el patrimonio que adquirió con las prácticas criminales“.

Estas acciones están enmarcadas en las investigaciones iniciadas para desmontar la red de corrupción impulsada por Sergio Cabral, quien actualmente cumple una condena de 45 años, por incurrir en este delito. La pena dictaminada a Cabral, es la mayor en el ámbito político en la historia de Brasil.

Por su parte, el vicegobernador Francisco Dornelles, quien tomará el lugar de Pizao hasta el 1 de enero, precisó que “el equipo del gobernador electo seguirá trabajando para cambiar y reconstruir Rio de Janeiro».

YR

Bolsonaro disminuye la salud en Brasil

Artículos relacionados