La secuela de la guerra que parece no acabar

Tristemente está película no termina aquí, al contrario pica y se extiende.

El episodio final parece que solo es el comienzo de una nueva película, las Fuerzas Armadas sirias este lunes tomaron la ciudad de Abu Kemal, último enlace geográfico del Estado Islámico con el territorio oriental, pero no, no es el final de esta cruzada.

«El mundo no se convertirá en un lugar seguro luego de la caída del DAESH, al contrario, este último golpe salpica al mundo occidental» afirma un experto quien detalló los embates y consecuencias de la caída de la célula en Siria.

Secuelas del califato ya crecen en África y en el sudeste asiático. y ante la «caída» del grupo solo se abre un gran boquete para que fuerzas que se consideraban «atrapadas» ante la amenaza del grupo solo se presten para continuar con sus históricas guerras, este sería el caso de Bagdad y Erbil así como Libia, Yemen, Afganistán, y la región Siria de Ildlib, esta última aun en manos de grupos insurgentes.

El miedo hace hogar en Israel y Arabia Saudita, especialmente este último quien quedó al descubierto ante las fuerzas Chiíes de Yemen, desatando una crisis política interna que se ha visto a la luz tras los múltiples casos de corrupción e incluso asesinatos entre los mismos príncipes, quienes buscan mediante un intento drástico impulsar al país hacía una modernización profunda y defenderse ante posibles enemigos.

La «caída» del Estado Islámico solo es un capítulo en esta larga serie de guerras, de financiamientos armamentistas por parte de EE.UU y de tantas organizaciones interesadas, que solo dan muestra de ante la posibilidad de no sentarse bajo la premisa de la paz y el diálogo, solo se derramará más sangre inocente y el oriente se verá afectado en demasía.

KH

Artículos relacionados