La posible caída para Facebook

A raíz de que se diera a conocer cómo Cambridge Analytica, firma de minería y análisis de datos, utilizó datos de los usuarios de Facebook para influir en estos durante la campaña de Donald Trump hacia la Presidencia de Estados Unidos, el escándalo se ha cernido en torno a la red social más usada del mundo.

La misma siempre se ha jactado de asegurar por completo la privacidad y los datos compartidos por sus usuarios, aunque esto no ha sido para nada el caso: usaron alrededor de 50 millones de perfiles de la red social, estudiaron personalidades, afinidades y comportamientos, a partir de los cuales emitieron mensajes buscando modificar su intención de voto en favor de Trump.

«Cometimos errores y hay que hacer más cosas. Hubo una brecha de confianza entre Facebook y la gente que comparte los datos y espera que la protejamos. Lo tenemos que arreglar», fue la respuesta de Mark Zuckerberg, mandamás de Facebook, a dicha información.

La respuesta ha involucrado a figuras como Elon Musk o firmas muy grandes a nivel mundial, incluso Playboy, promoviendo una campaña para que las personas dejen de usar la plataforma social.

En ambos casos mencionados, comenzaron con el ejemplo: tanto la revista como la cuenta personal de Musk y la de su compañía, Tesla, fueron cerradas por sus propios administradores.

Pero, ¿corre realmente riesgo Facebook de verse destruida por este escándalo? No pareciera probable, aunque el gigante de las redes sociales no está exento de algunos riesgos.

El aspecto económico, por ejemplo, podría ser uno. Según la agencia de investigación Macquarie Research, los titulares de los medios sobre el caso afectarían sin duda la cotización bursátil de la compañía. Si bien mucho periodismo de investigación se dedicaría a desmenuzarlo, para los analistas de bolsa lo que importaría serían la evaluación negativa de este escándalo.

Pero para la firma, los tres grandes riesgos que corre Facebook actualmente serían:

La primera amenaza, y la más evidente, está en lo legal y político: además de investigar las oficinas de Cambridge Analytica, el propio Zuckerberg está en el radar político norteamericano. De ambos lados, republicano y demócrata, se ha postulado la necesidad de que se investigue y el propio jefe de la red comparezca.

Por otra parte, aunque la Macquarie reconoce no tener data lo suficientemente sólida para esta tesis, sí aseguran que encuestas recientes muestran un crecimiento en las consideraciones negativas de la gente con respecto al uso de las redes sociales. El caso Cambridge Analytica, en este sentido, empeoraría la situación.

El tercer riesgo, ya a lo interno de Facebook, es que Zuckerberg decida tomar medidas extremas. Existiría la posibilidad de que se comience a limitar mucho más la publicidad política y el envío de datos de usuarios a los anunciantes. Esto, prevé la firma, sería positivo a nivel mediático, pero representa una «preocupación a nivel financiero», en definitiva, lo más importante para una compañía como Facebook.

JI

Apple le lanza estocada a Facebook

Artículos relacionados