La lluvia aguó la fiesta de La Bombonera

/ Foto: El País

Las fuertes lluvias en Buenos Aires obligaron a suspender la primera final de Copa Libertadores entre Boca Juniors y River Plate, los dos grandes del fútbol argentino y eternos rivales, prevista en La Bombonera.

La lluvia aguó la fiesta de La Bombonera
La lluvia no cedió el terreno de La Bombonera para el encuentro de ida de la final de la Copa Libertadores / Foto: El País

La Conmebol decidió posponer la fecha hasta mañana domingo, a las 16:00 horas locales, dado que el campo de juego está anegado y la lluvia no cesa. No obstante, el pronóstico del tiempo para mañana no es mejor.

Lo cierto es que la revancha definitiva, es decir, el partido de vuelta de este final de la Copa, será el 24 de noviembre en el Monumental de los rojiblancos.

La expectativa para este domingo

Será la primera vez en la historia de la Copa Libertadores que un clásico local alcanza dimensiones continentales. La «megafinal», como la han llamado en la nación austral, paraliza al país sudamericano.

Los de Boca podrán ver el juego en el estadio, pero los de River deberán conformarse con la televisión porque en Argentina las autoridades no permiten público visitante para evitar incidentes entre los hinchas.

La lluvia aguó la fiesta de La Bombonera
Por hoy, los fanáticos debieron regresar a casa sin disfrutar la «megafinal» / Foto: El País

Por otro lado, la magnitud del evento llamó la atención en el resto del mundo. Más de 900 periodistas resultaron acreditados en La Boca, el popular barrio en el que se encuentra La Bombonera, estadio en el que se desarrollará el encuentro de ida. Otros cientos quedaron afuera por falta de espacio.

FF

Boca-River por la gloria suramericana

Artículos relacionados