La llegada de una camada de gatitos: todo lo que debes saber sobre maternidad y lactancia felina

El gato doméstico es una subespecie de mamífero carnívoro de la familia Felidae que convive con el ser humano desde hace unos 9500 años.  Estos simpáticos y ágiles felinos han desarrollado sobresalientes capacidades de adaptación a la vida con el hombre o cerca de él, siendo una de las denominadas especies domésticas con mejor y mayor probabilidad de supervivencia.

Tanto así que en algunos países los gatos han sido considerados plagas debido al impacto negativo que ocasionan al medio ambiente por ser depredadores de algunas especies de aves y mamíferos silvestres locales. Pero, aquí no vamos a hablar mal de los gatos sino que, por el contrario, VTactual te dará los datos necesarios para que conozcas cada etapa de la maternidad felina y así sepas cómo ayudar a cuidar a los cachorros y convertirte –junto a ella- en una madre responsable.

Gestación

La duración del embarazo en las gatas es de 63 a 67 días. Sin embargo, el instinto de supervivencia de la futura madre podrá hacer que su parto se adelante o atrase de uno a cuatro días para buscar el mejor momento o condición ambiental. Nunca está de más llevarla al veterinario para realizar un control de su embarazo y estar seguros de que todo va bien. A partir del día 15 ya un especialista puede detectar el embarazo a través de una ecografía abdominal. A los 20 días se podrán escuchar los latidos del corazón de los fetos.

El embarazo en gatas puede durar entre 63 y 67 días y una camada puede variar de 3 a 6 cachorros en promedio

Entre la tercera y cuarta semana de gestación las gatas sufren cambios hormonales y su útero se estira y distiende. Es posible que en ese lapso pueda presentar vómitos y se muestre un poco apática, pero el malestar durará solo unos pocos días por lo que si los vómitos se extienden y deja de comer es necesaria una visita al veterinario.

Sobre el día 35 de embarazo los pezones de la gata se enrojecen y su barriga va en crecimiento. Luego del día 49 los fetos comienzan a tomar forma de gato: luego de que parecen unas salchichas, su cabeza comienza a verse separada del cuerpo. Ya para las últimas dos semanas el abdomen de la gata se ve como una pera y pueden notarse a simple vista los movimientos de los fetos.

Al acercarse la fecha de parto la barriga de la futura madre crece y sus pezones se llenan de leche

Al aproximarse el día de parto las gatas suelen mostrar signos de apatía o agitación y jadean constantemente. Pueden perder el apetito y a veces presentan vómitos. Otra señal de que se acerca la hora es que muchas gatas se acicalan de manera excesiva el área de la vulva. Pero debemos estar pendientes de que no presente sangrado antes del alumbramiento pues esa es una señal de que algo anda mal y debes llevarla a un veterinario para un chequeo de urgencia.

Las gatas siempre buscarán un rincón cálido, seguro y tranquilo para dar a luz. Puedes preparar con antelación su espacio ideal con una caja limpia y seca con tiras de papel periódico o con su camita y colocar su caja de arena, agua y comida cerca.

Parto

Todas las razas de gatos son autosuficientes para dar a luz, limpiar, acicalar y cuidar a todas sus crías. Por esto debemos tratar de no interferir con el desarrollo natural de su parto a menos que la situación lo amerite y la gata lo permita.

La labor de parto inicia cuando el cuello uterino se relaja y comienzan las contracciones a intervalos de 2 a 3 minutos. El nacimiento de cada gatito puede tardar entre 30 minutos y una hora. Tomando en cuenta que el promedio de gatitos por parto es de 3 a 6, un parto completo puede extenderse a más de 8 horas.  Sin embargo, se han visto casos de partos que superan las 24 horas.

Cada vez que da a luz un bebé gatito, la mamá gata lo sacará de su saco amniótico, cortará y comerá su cordón umbilical y su placenta y lo limpiará detenidamente. La madre también lo estimulará con lamidos para que respire por sí mismo y el bebé buscará el calor de mamá y su primera comida de manera instintiva.

Cada gatito que nace es recibido por su madre quien lo limpia y estimula a respirar con sus lamidos

Si algo anda mal con un bebé la madre lo sabrá y ella misma tratará de ayudarlo a sobrevivir. Si tu gata lo permite podrás ayudarla con un bebé limpiándolo con un trapito suave y limpio para  estimularlo a que respire y llore. Luego podrás devolverlo a su madre colocándolo cerca de su nariz y ella seguramente comenzará a lamerlo. Esto se podrá hacer si el ritmo de nacimientos no le permite a la gata encargarse completamente de la limpieza y estimulación de cada gatito sobre todo cuando son camadas muy numerosas.

Cuidados de la madre y su camada

Una vez que nacen todos los gatitos es necesario que tanto ella como sus bebés estén tranquilos y relajados. Nunca la expongas a alguna situación de estrés como visita de extraños, niños u otros animales porque su reacción será la de proteger a sus cachorros y podría ocurrir un accidente. Es posible que ella no deje que te acerques durante las primeras 48 horas, pero luego poco a poco irá dejando espacio para compartir con los pequeñines. Podrás colocarle a la madre algo de comida húmeda para ayudarla a reponer fuerzas, pero los cachorros deberán tomar solo la leche de su madre pues es la única comida que les permitirá alimentarse de forma apropiada y ganar anticuerpos.

Solo en los casos donde la madre no pueda alimentar por ella misma a los recién nacidos -como cuando nacen camadas muy grandes- se les podrá ofrecer fórmulas lácteas. Para ello deberás consultar a un veterinario especialista quien te podrá indicar qué alimento ofrecerles y la forma correcta de darles de comer y limpiarlos.

Es importante no destetarlos hasta que haya transcurrido al menos un mes

Los bebés nacen con los ojos cerrados y comenzarán a abrirlos luego de los 14 días. Si la madre puede alimentar de manera equilibrada a todos los cachorros, éstos podrán mamar hasta pasado el mes de edad y luego irán interesándose en otros alimentos que la madre les ofrezca o que podamos colocarles (como alimentos concentrados para cachorros). Pero es importante no destetarlos hasta que haya transcurrido al menos un mes salvo casos excepcionales.

Finalmente, los gatitos deberán recibir su primer chequeo veterinario al cumplir un mes de nacidos para comenzar con su vacunación y desparasitación. Además, el veterinario podrá darte algunos tips sobre sus cuidados y colocarle fecha a su esterilización para evitar camadas no deseadas y ayudar a controlar la población de animales en situación de calle. Así, podrás colocar en hogares responsables a cada gatito y ayudarás a garantizarles una mejor calidad de vida.

Y recuerda, una separación prematura de los cachorros podría causarles graves problemas de salud y comportamiento que podrían causarle la muerte.

T/MP

Primer héroe canino venezolano murió en la Batalla de Carabobo ¡Descubre su historia!

Artículos relacionados