La CIA será más peligrosa que nunca

Gina Haspel, la nueva directora de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), es experta en espionaje internacional, misiones encubiertas y estuvo al frente de uno de los centros ilegales de tortura que mantiene Estados Unidos en el exterior.

Con una trayectoria de más de tres décadas en la CIA, el relevo de Mike Pompeo al frente del organismo, es la primera mujer elegida para ocupar este vital puesto.

De 61 años, Haspel se unió a la agencia en 1985 y se ha desempeñado como subdirectora de Inteligencia Extranjera y Acción Encubierta, jefa de gabinete del director del Servicio Nacional Clandestino y directora adjunta de la CIA.

Recibió el Premio George H. W. Bush a la excelencia en contraterrorismo, la Medalla de la Inteligencia al Mérito de la CIA y el Premio Presidencial de Rango.

Después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, EEUU abrió varios centros de detenciones clandestinos en distintos países. Uno de ellos estaba en Tailandia, en donde Haspel se encargó de la supervisión de interrogatorios en los que fueron aplicadas varias técnicas de tortura, según investigaciones basadas en cables desclasificados de la CIA.

Como funcionaria de inteligencia, era conocida por sus duras opiniones: En 2005 Haspel ordenó la destrucción de las grabaciones de algunos interrogatorios.

Pero para ser confirmada al nuevo cargo, la designación de Haspel deberá ser aprobada por el Senado, lo que la obligará a tener que testificar ante el Comité de Inteligencia y dar por primera vez explicaciones públicas sobre su papel en las torturas y la guerra sucia contra el terrorismo. En teoría, la designación no corre peligro dado que los republicanos ostentan la mayoría simple necesaria para aprobarla en la Cámara Alta.

ER

La injerencia de la CIA en elecciones de otros países

La injerencia de la CIA en elecciones de otros países

 

 

Artículos relacionados