Justicia española le deja la correa corta a «La Manada»

Los cinco españoles condenados por abuso sexual y conocidos como “La Manada” se presentaron por primera vez en el juzgado luego de abandonar la prisión la semana pasada, tras pagar la fianza por 6 mil euros.

Los agresores deben presentarse cada dos días, tal y como lo ordenó la Audiencia Provincial de Navarra para concederles la libertad condicionada por su delito sexual contra una joven de 18 años en los Sanfermines de 2016.

Cada uno llegó y se fue por separado tras una muy corta presentación al juzgado (menos de diez minutos). El primero fue Jesús Cabezuelo. Luego, José Ángel Prenda, Ángel Boza y  Antonio Manuel Guerrero. El último fue Jesús Escudero.

El crimen cometido por los españoles ha obtenido el foco de la prensa mundial.

Los condenados arribaron y se fueron en moto para evitar el mayor tiempo posible a la prensa que se agolpó en el lugar desde muy temprano. Ninguno contestó las preguntas de los periodistas.

A pesar de lo que pensó no hubo manifestaciones en contra de “La Manada” a las puertas de la sede judicial. Tan solo algunos gritos aislados.

Recordemos que los cinco criminales estaban en la cárcel desde el 7 de julio de 2016 y fueron condenados el pasado abril a nueve años de cárcel por abuso sexual continuado a una joven de 18 años durante las fiestas de San Fermín.

Además de comparecer ante un juez tres días a la semana, se les retiró el pasaporte, tienen prohibido comunicarse con la víctima y pisar la Comunidad de Madrid.

Grupos feministas de Sevilla iniciaron en las redes sociales una campaña para evitar que haya establecimientos que ofrezcan trabajo o permitan la entrada a los condenados.

 

ER

Las claves del caso «La Manada» y su sentencia

 

Artículos relacionados