Washington se confiesa y pone en jaque credibilidad de #DonaldTrump

Por primera vez desde que el Congreso de EE. UU. inició la investigación a #DonaldTrump por el presunto chantaje a Ucrania, uno de sus funcionarios admite que sí se condicionó al país europeo para que investigara un supuesto acto de corrupción de los demócratas durante la campaña de 2016.

Mick Mulvaney, jefe de Gabinete interino de la Casa Blanca, dijo en una rueda de prensa que el hecho de pedir a Ucrania el «favor» de investigar a los rivales políticos de #DonaldTrump a cambio de un paquete de 391 millones de dólares de ayuda militar, no tenía nada de malo y que era “absolutamente apropiado”.

“¿Me mencionó (Trump) también en el pasado la corrupción relacionada con el servidor del Comité Nacional Demócrata? Por supuesto, no hay duda al respecto. Pero eso es, por eso retuvimos el dinero”, declaró Mulvaney

El vocero de la Casa Blanca se refiere al supuesto envío de un servidor informático pirateado del Comité Nacional Demócrata (organización que gobierna el partido homónimo) a Ucrania para ocultar que fue este país, y no Rusia, el que habría interferido en las elecciones presidenciales de 2016.

Además, Mulvaney no solo admitió la práctica, sino que la defendió, asegurando que presionar a terceros países con ayudas es una práctica que se hace “todo el tiempo en política exterior”, y que lo que se le pedía al presidente ucraniano era parte de una revisión general de los comicios de 2016 que adelanta el Departamento de Justicia.

Son varios los problemas que surgen con esta declaración. El primero es que contradice abiertamente al inquilino de la Casa Blanca, quien ha negado desde julio pasado que haya existido ese chantaje.

El segundo vendría a ser que le da oxígeno al antejuicio de mérito que impulsa el Partido Demócrata contra #DonaldTrump sobre este mismo tema, y que podría ponerlo en riesgo de perder el poder político que le da la Casa Blanca, porque el económico, ya lo tiene.

MMMV


Artículos relacionados