En juego el futuro con las municipales en Venezuela

Este 10 de diciembre, en Venezuela se define parte del futuro, durante las elecciones municipales en las que la población está convocada a decidir quiénes representarán la política de las localidades. Sin embargo, la trascendencia de dichos comicios pareciera entrar en contradicción con la naturaleza de un proyecto político que, teniendo como horizonte el autogobierno comunal, no está llamado a depender de la tradicional asignación presupuestaria de las alcaldías.

Como en otros países con sistemas similares de representación local, en Venezuela la alcaldía debe velar por los asuntos que aquejan el día a día de los habitantes del territorio en asuntos como el manejo de los desechos, el mantenimiento de la vialidad o el alumbrado, áreas verdes hasta la administración de los mercados municipales, entre otros.

Hasta aquí, todo claro. Pero la gran pregunta a responder es, ¿qué está en juego para el chavismo y la oposición en las elecciones municipales que se llevarán a cabo este fin de semana en todo el país?

Para los primeros, la aparente dicotomía entre la autoridad local y las fuerzas de organización popular territorial llamadas a ejercer el autogobierno, es decir, las comunas y los consejos comunales, no es más que la necesidad de esas organizaciones de un apoyo de los ediles en la construcción de ese poder popular. Es decir: tener como autoridad a una figura que marche a su mismo ritmo y defienda su misma causa, facilita el trabajo de transición a un sistema comunal de la gestión de la vida.

El principal obstáculo en este sentido es la disposición de quien esté a cargo de encauzar esa lucha, pues, incluso formando parte del chavismo, pueden prevalecer intereses de poder que se verán afectados cuando la Alcaldía vaya perdiendo incidencia en el acontecer local.

Para el antichavismo, por su parte, la necesidad de retomar las fuerzas perdidas durante el año 2017: primero, los cuatro meses de violencia que promovieron los dirigentes hicieron mella en el apoyo con el que contaban, luego el chavismo obtuvo dos importantes victorias en el ámbito electoral, con la elección de más de 500 constituyentes a la Asamblea Nacional Constituyente, y finalmente obtuvieron la mayoría de gobernaciones en otras elecciones.

El otro aspecto por el cual la oposición necesita sumar la mayor cantidad posible de alcaldes y alcaldesas, es la posibilidad de hacer trabajo político electoral cerca de la gente, de cara a los comicios nacionales previstos para 2018, donde se espera la elección de quien será presidente de la República Bolivariana de Venezuela para el siguiente período. De todos modos, los partidos que integran ese sector no llegaron a candidaturas unitarias. De hecho, la Mesa de la Unidad Democrática declaró que no participarían, aunque partidos que hacen vida en la coalición de derecha hicieron sus respectivas postulaciones.

JI

Artículos relacionados