Juan Guaidó comienza a desmantelar su gobierno imaginario

Síntomas de una caída en picada. Lo dicen las encuestas, lo dice la calle y sobre todo sus acciones. La falta de atino político de los pasos dados por el autojuramentado presidente Juan Guaidó, se ven coronados con la destitución de uno de sus «embajadores» imaginarios, Humberto Calderón Berti, que en Colombia venía trabajando infructuosamente con el gobierno paralelo que intentó montar el diputado.
El despido del funcionario es el colofón de una cadena de desencuentros que se produjo luego del episodio del «Cucutazo«, cuando se comprobó que los allegados de Guaidó estaban implicados en el desvío de recursos provenientes de la pretendida ayuda humanitaria que usaron con fines personales, situación irregular de la cual Calderón Berti aseguró tener conocimiento.
Calderón Berti (der), Julio Borges (centro) y el ex cancillero colombiano Holmes Trujillo (izq), durante un acto para extremar estrategias contra Venezuela
“En conversaciones con el Comisionado Presidencial para las Relaciones Internacionales (Julio Borges) hemos decidido hemos decidido hacer modificaciones en relación a (sic) nuestra política exterior a fin de lograr los objetivos trazados por nuestro gobierno legítimo”, dice parte del comunicado con el que el autoproclamado despidió a su embajador imaginario.

No mejora nada el enfermo

La popularidad de Juan Guaidó se desgastó tan rápido como llegó. Sus seguidores cada vez son menos y los insultos por redes sociales, mayores. Las más recientes convocatorias para activismo político resultaron un fracaso, incluyendo la del 16 de noviembre y la más reciente del día 25.
El político vive sus peores días de popularidad. Los ataques en su contra desde su trinchera no cesan.
La Asamblea Nacional se alista para cerrar el año y elegir un nuevo presidente del Parlamento en 2020, que podría ratificar a Guaidó en el puesto o colocar otra figura en su lugar. En cualquiera de los casos la oposición no tiene buenos números en la actualidad, cosa que podría ser un respiro para el gobierno de Nicolás Maduro y las gestiones que se adelantan en la Mesa de Diálogo Nacional.
RB

Artículos relacionados