Los 7 de Junior: Todos pierden sin los JJOO de Tokio 2020

Atletas, entrenadores, federaciones, los comités de varios países, hasta los propios aficionados estaban preocupados porque el Comité Organizador junto al Comité Olímpico Internacional mantenían su postura de celebrar los Juegos Olímpicos Tokio 2020 durante este verano.

Poco importaba la situación del COVID-19 en el mundo, hasta el pasado domingo 22 de marzo, no había noticia alguna sobre la cancelación de los Juegos. Ese día el COI emitió un comunicado en el cual se daba un plazo de 30 días para determinar el futuro de Tokio 2020.

Al final, 48 horas después (24 de marzo), se dio la noticia que todos esperaban desde hace un buen tiempo: Aplazados los JJOO para el 2021.

A continuación presentamos una lista de los grandes perdedores con el aplazamiento de los Juegos, con ella usted podrá sacar su conclusión y el verdadero motivo por el cual se tardó tanto en tomar esta lógica decisión:

7- Olimpismo:

La forma cómo fue tomada la decisión y el tiempo que tardaron en decidir, es un duro golpe al movimiento olímpico, el cual se basa en los principios de hermandad, igualdad y solidaridad.

La cantidad de millones en pérdidas que traería el aplazamiento de los JJOO fue la principal razón para esperar hasta último momento. ¿COVID-19? ¿Atletas? ¿Solidaridad? -Dinero.

6-Aficionados:

No hay forma de reembolsar $83 millones de dólares en entradas que ya fueron compradas por el público, ni las reservaciones de hoteles, ni los pasajes comprados. Se esperaban más de 600 mil turistas durante el verano en Tokio.

Eso sin contar el caso de los apartamentos de la Villa Olímpica que ya han sido comprados por familias japonesas y que deberían ser entregados a sus dueños a finales de este año.

5- Televisoras:

Tokio 2020 rompió un récord histórico en cuanto a patrocinios por concepto de TV con más de $3,100 millones de dólares.

Su cancelación implica la renegociación de los derechos televisivos con 90 cadenas alrededor del mundo, quienes aportan el 75% de los ingresos. Solamente el corporativo de medios Discovery pagó  1.300 millones de euros por los derechos de transmisión de Tokio 2020, París 2024, Pyongyang 2018 y Beijing 2022.

4- Patrocinantes:

En este punto las pérdidas son incalculables. Los patrocinantes oficiales tenían contrato para 2020. ¿Alargarán los contratos? ¿Tendrán que pagar más? ¿Se mantendrán las mismas condiciones?

Las compañías que ya invirtieron sus millones para asociarse con los Juegos querrán recibir el beneficio de mantener sus logotipos, activos y productos con sus nombres.

Algunas gastaron 500 millones de dólares este año y se han comprometido cerca de 4,000 millones en contratos multianuales.

3- Atletas:

Venezolana Yulimar Rojas impuso marca universal en salto triple

Los deportistas de alto rendimiento se preparan, física y mentalmente, para llegar en el tope de sus condiciones a cualquier evento de envergadura… Imaginen ustedes las horas de preparación que se necesitan para llegar a unos JJOO.

Además, la mayoría vive, se mantiene y entrena gracias a los contratos publicitarios (en pocos países el gobierno se hace cargo de ellos) y las ganancias que obtienen de sus participaciones en distintos eventos, especialmente unos Juegos Olímpicos.

2- Comité Olímpico Internacional:

La imagen del COI quedó muy deteriorada luego de esta decisión, no por aplazar los Juegos, si no por haber tardado tanto. La seguridad de los atletas, del público, la calidad del evento ¿Importó? o ¿solo era el dinero?

El COI, con sede en Suiza, aportó  1.300 millones de dólares, un pequeño porcentaje del total de gastos para Tokio 2020.

Es decir, el Comité Olímpico Internacional, es el que pierde menos dinero en este caso… Pero es quien más ganaba.

1- Comité Organizador (Japón):

Nunca quisieron posponer los juegos, pero se vieron obligados. Luego de realizar una inversión de 40 mil millones de dólares, incluyendo la construcción de las sedes, la Villa Olímpica y toda la logística, los dueños de la fiesta tuvieron que dar su brazo a torcer.

El diario económico japonés Nikkei calcula que la postergación agregó otros 2.700 millones de dólares a los gastos.

Lamentablemente una de las primeras decisiones tomadas es el despido de la mayoría de las 3.500 personas que tenían contratadas para el evento.

 

Junior Cordero/ VTactual.com

Artículos relacionados