Irán sufre consecuencias de ausencia de control paquistaní

Al menos 14 miembros de las fuerzas de seguridad de Irán, entre ellos algunos miembros de la Guardia Revolucionaria, fueron secuestrados la madrugada de este martes en un puesto de control de la frontera con Pakistán, provincia de Sistán y Baluchistán, de acuerdo con información difundida por fuentes oficiales iraníes.

El ataque, que ha sido reivindicado por el grupo Jaish al Adl, presuntamente fue apoyado por servicios extranjeros. Como respuesta, las autoridades iraníes iniciarán una operación de la persecución de los terroristas y los infiltrados del enemigo, así como las medidas necesarias para liberar a los agentes raptados.

Los Guardianes piden a Pakistán que actúe urgentemente para la liberación y la entrega de los secuestrados.

Además de grupos extremistas suníes, en la zona también operan bandas de contrabandistas y narcotraficantes. Las autoridades iraníes han acusado recientemente a Pakistán de no hacer lo suficiente para combatirlos, lo que ha ocasionado que los grupos separatistas incrementen la frecuencia e intensidad de sus ataques.

En septiembre, la Guardia Revolucionaria mató en la frontera a cuatro milicianos, entre ellos el ‘número dos’ de Jaish al Adl. Varios meses atrás, en marzo de este año, el cuerpo de los guardianes también logró frustrar un doble atentado suicida con coche bomba contra un puesto militar y hace justo un año diez guardias fronterizos fallecieron al ser atacados por extremistas.

ARG

¿Irán y La Yihad, o La CIA vuelve a Irán?

Artículos relacionados