Ante injerencia en Siria y Venezuela, buenas son marchas

Miles de venezolanos recorrieron la céntrica Avenida Libertador, en Caracas, y marcharon hasta el Palacio de Miraflores para rechazar la injerencia de Estados Unidos (EEUU) promovida por la derecha internacional contra el pueblo y el gobierno de Nicolás Maduro.

Los presentes destacaron el apego a la paz y el derecho que tienen los pueblos de ser libres independientes y soberanos, reseñaron los medios locales. También condenaron el bombardeo de EEUU, Francia y Reino Unido contra Siria, realizado el pasado viernes.

En su intervención, al final de la marcha, el presidente Nicolás Maduro fustigó el bombardeo de EEUU y sus aliados a Damasco. “Es un acto repudiable y criminal contra el pueblo de Siria. Venezuela dice no a la guerra imperial. Paz y respeto para Siria”, dijo.

«El rechazo del mundo ante el imperio norteamericano se ve en las calles», dijo más temprano la primera vicepresidenta de la Asamblea Nacional Constituyente, Tania Díaz.

En Venezuela la inserción imperialista está íntimamente vinculada con la explotación del petroleo. Actualmente, la agresión se expresa dramáticamente en el bloqueo financiero y en el pupilato político a la derecha local.

ER

Ante la guerra económica en Venezuela, 10 millones de bonos

Artículos relacionados