Dólar paralelo impulsa la inflación en Venezuela

Economista: el dólar paralelo se arrimó a la inflación criminal de Venezuela

«Podemos señalar varias causas aparentes del aumento desproporcionado del dólar en las últimas semanas, sin embargo la causa exacta es que este se está ajustando a los niveles de inflación e hiperinflanción del país, la inflación en dólares por si sola, no existe. El dólar paralelo le sigue el juego a la inflación criminal», así lo asegura Augusto Bracho economista y consultor independiente.

Hace referencia al aumento agresivo que se viene presentando en el país con la moneda extranjera desde mediados del mes de julio, cuando comenzó el incremento desde Bs. 8.900,12 hasta 13.807,52 que cerró esta semana.

Bracho afirma que hay que tener en cuenta otros focos, «el aumento del financiamiento inorgánico desde el Banco Central de Venezuela (BCV) al Gobierno. Semanalmente el ente emisor genera millardos de bolívares para financiar los gastos oficiales», dice.

Explica que otra arista es la demanda que se contuvo por la inactividad económica de marzo. Pero que asciendió durante este mes de abril y principios de junio. Agrega a ello la menor disponibilidad de dólares por vías oficiales.

«El bloqueo económico que ha ido creciendo desde EE.UU este año, la caída de la producción petrolera y baja oferta en las subastas del Dicom son también fuertes golpes que han llevado a la subida desangrante del dolar», aclara.

El especialista define la subida del dólar como un «fantasma que nos pone a correr», explica. El precio de las divisas en el país por vías no oficiales se publica a diario por diferentes páginas web o cuentas en redes sociales, es ahí donde se marca el mercado paralelo, es un precio fantasma.

«Es claro que tenemos una inflación inducida desde el exterior, y eso lo podemos ver a diario en los diferentes monitores. Esa inflación es tal que arrastró a la moneda más comercial del mundo», sentencia el economista.

Acota que la situación con el aumento del dolar también busca generar zozobra en la población, «a medida que va subiendo, la gente compra, vende, revende y se aprovecha. Quienes ganan con la inflación, desde afuera, son los únicos beneficiados», aclara.

George Washington se fue al mercado

El uso de la divisa extranjera se ha hecho común en los comercios de Venezuela, y con ello la especulación. La moneda extrajera es recibida por debajo del precio zaz< oficial y del paralelo.

Los venezolanos optan por la compra de las divisas para pagar en los establecimientos comerciales, además de tener la falsa creencia del ahorro a través de esta moneda.

Los precios de los productos varían según el precio que fijan las páginas o redes sociales, los comercios (desde el mercado hasta los hoteles), tienen dos tipos de precios, uno si es en dolares en efectivo, y otro si es en bolívares calculado al precio del dolar de ese día.

Es fácil ver una lista de precios con ambas monedas en los restaurantes del este de la ciudad, y en los mercados populares se recibe la moneda y se da hasta el cambio en dólares.

Ante el abuso en el uso de la moneda, el gobierno nacional ha intentado frenar la especulación. El superintendente del Seniat, José David Cabello Rondón desmintió a través de su cuenta en Twitter, este mes que el ente haya autorizado la facturación en divisas cuyo pago haya sido expresado en moneda extranjera.

“No existe ninguna Providencia del SENIAT que establezca el cobro de impuestos o servicios en ninguna moneda extranjera”, dijo Cabello.

El superintendente aclaró que el organismo no impone la política monetaria del país, cosa que es exclusiva del Banco Central de Venezuela. 

N.B


Artículos relacionados