Inflación criminal inducida ahoga a los venezolanos

El aumento desmedido de los precios de productos de primera necesidad está asfixiando la economía doméstica de los venezolanos y venezolanas. Los incrementos sistemáticos no autorizados responden a una estrategia planificada de presión que pesa sobre el país.

Los comerciantes aseguran que son sus proveedores los que les aumentan y por tanto ellos se ven imposibilitados de vender por debajo del precio que ofertan; el aumento irracional se da permanentemente y en cuestión de horas.

La distorsión es tal que una caja de alimentos vendida por los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), subsidiada por el Estado venezolano, que incluye harina, leche, pasta, arroz, granos, atún y salsas es vendida por instituciones del gobierno a un precio fijo de 10 mil bolívares; pero en la calle con la misma cantidad de dinero no se puede comprar ni medio cartón de huevos.

Los alimentos básicos no son los únicos que aumentan; los productos de higiene personal y las medicinas también son remarcados semanalmente de forma desproporcionada.

En tal sentido, Consecomercio ha indicado que el ciudadano invierte cerca del 90% de sus ingresos en compra de alimentos. Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha calculado que este año la inflación alcanza el 652% y que para 2018 llegará a 2.349%

Tal sería la consecuencia de una dolarización ilegal de los precios, que en su mayoría se rige por la página Dólar Today, la cual fija un precio desmedido de la divisa desde Miami, EEUU, y que no se corresponde con la realidad venezolana. De acuerdo a esa plataforma, el dólar aumenta cerca de 10 mil bolívares diarios y podría llegar a 100 mil en el mes de diciembre, cuando tradicionalmente se duplican los precios en general.

Si bien el gobierno venezolano ha hecho esfuerzos para palear esta situación (entre ellos los cinco aumentos salariales en lo que va de año), esto no ha logrado frenar los incrementos y el descontrol exagerado de los precios.

Una de las promesas de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) ha sido generar soluciones para esta dura situación: algunos constituyentistas incluso han sugerido liberar el control cambiario y la reconversión monetaria, pero hasta ahora sólo se han instalado mesas de trabajo.

Afortunadamente para el bolsillo de los venezolanos, los costos de los servicios que el gobierno ha estatizado tales como la electricidad, el gas doméstico, la gasolina, el pasaje y la telefonía se mantienen aún subsidiados.

KP

Artículos relacionados