Indígenas de Colombia se suman a la protesta social

Indígenas de Colombia se suman a la protesta social / Foto: EFE

Las protestas contra la política económica y social de Iván Duque en Colombia recibieron, este viernes, en Bogotá, el apoyo de un grupo de indígenas que clamaron por el cese de la violencia en la novena jornada de manifestaciones.

Más de un centenar de indígenas recorrieron la ciudad en una chiva, autobús típico de las zonas rurales de Colombia, se subieron al techo y alzaron la bandera roja y verde del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC).

Indígenas de Colombia se suman a la protesta social
Los indígenas se plantaron contra la violencia y contra los asesinatos en sus tierras ancestrales / Foto: EFE

En la Universidad Nacional se les recibió con aplausos en medio de un torrencial aguacero hasta el lugar donde resultó herido, el sábado pasado en medio de la violencia policial, el joven Dilan Cruz, que falleció dos días después.

Piden “no más asesinatos” en Colombia

En vista de la persistencia de la violencia, especialmente contra los originarios, la consejera de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), Aida Quilcué, aseguró que se suman a las protestas de manera permanente en el Cauca y en distintas regiones del país.

Justamente en el Cauca la espiral violenta generada por las disputas territoriales de distintos grupos al margen de la ley, entre ellos las disidencias de las FARC, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y carteles mexicanos del narcotráfico, mantiene diezmados a los indígenas, por lo que instan al Gobierno a cumplir los acuerdos firmados con distintos sectores e implementar el acuerdo de paz con las FARC firmado hace tres años.

Incluir la paz con el ELN

Mientras tanto, el Comité Nacional del Paro, promotor de las protestas, contrario al «paquetazo» de medidas económicas del Gobierno, y al Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía, al que se acusa de asesinar al joven Dilan Cruz, decidió sumar una petición para que Duque explore la posibilidad de retomar los diálogos de paz con el ELN, suspendidos desde el año pasado.

En Barranquilla, en medio de las manifestaciones, los uniformados detuvieron a algunas personas entre las que había tres periodistas, dos del periódico colombiano El Heraldo y un fotógrafo independiente.

Los comunicadores que estuvieron detenido por la Policía por cerca de dos horas fueron Cheyenne Luján y Mery Granados, que trabajan en el rotativo, y Carlos Cordero, fotorreportero independiente, por lo que la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) hizo un llamado a la Policía para «que investigue el actuar de los agentes involucrados en estos hechos».

FF

El derecho a la vida de los indígenas peligra en Colombia

Artículos relacionados