#Impropios J. J. Rendón: el rostro de la guerra sucia

Juan José Rendón, quien dice ser psicólogo pero no tiene forma de probarlo, es econocido en el mundo como el artífice de la guerra mediática en Latinoamérica, hoy vuelve a ser llamado a integrar las filas opositoras con miras a continuar desestabilizando a Venezuela.

Su prontuario es extenso, y lo exhibe con orgullo, todos saben que acudir a él para ganar una elección con trabajo sucio es la mejor opción. Si no, que lo digan el expresidente hondureño Porfirio Lobo o el colombiano Juan Manuel Santos, quien lo utilizó para repetir al frente de la casa de Nariño.

Entre sus métodos favoritos se encuentran el rumor y el terrorismo económico, que ejecuta confabulándose con otros paladines de la guerra sucia como Álvaro Uribe Velez. Quienes trabajan con él rara vez lo admiten, un ejemplo de ello es la negativa del PRI mexicano de aceptar que contrató a Rendón para hacer campaña contra Andrés Manuel López Obrador y alentar una confrontación entre los ciudadanos.

Y no es de extrañar que sus clientes se avergüencen de sus métodos, pues el mismo «estratega» declara con emoción que la ética es algo que sólo atañe a los filósofos.

Desde el año 2013 el presidente Nicolás Maduro viene denunciando el accionar de Rendón, que escudado bajo una supuesta persecución política recibió el asilo por parte del Gobierno de EE. UU., con el que también trabaja estrechamente.

Varias investigaciones hechas por periodistas independientes lo vinculan con la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de EE. UU., de la cual recibe financiamiento directo. Su historial se remonta a la década de los 90 cuando ayudó a Carlos Andrés Pérez y a Rafael Caldera a alcanzar por segunda vez la presidencia.

Además de ser buscado por acoso sexual y conspiración, también es solicitado por haber estafado a la reconocida agencia de publicidad Publiteca.

ARG

Artículos relacionados