Iglesia Católica alemana amenaza reglas de El Vaticano

La iglesia católica alemana abrió un debate sobre el celibato dentro de su organización, así como el ordenamiento como sacerdotisas de mujeres y homosexuales, a pesar de las reglas vigentes dentro de la estructura de la Santa Sede en el Vaticano.

A la crisis dentro de la Iglesia Católica, se le suman ahora las tensiones entre los obispos alemanes y el Vaticano, ya que la Conferencia Episcopal Alemana (DBK) ha decidido seguir adelante con el incipiente debate reformista, nacido al calor de la investigación sobre abusos sexuales en Alemania, pese a la oposición del Vaticano.

Una investigación encargada por la Conferencia Episcopal Alemana documentó hace un año 3.677 casos de abusos sexuales cometidos por miembros de la Iglesia a menores. Desde entonces crece la presión para debatir y reformar las estructuras que permitieron esos abusos, la cuestión del celibato o el papel de la mujer en la jerarquía eclesiástica, por parte de unas bases que ven cómo su Iglesia pierde miembros a marchas forzadas. Marx, un hombre directo y brillante, lidera esta suerte de corriente de oposición progresista.

Desde el pasado fin de semana, los obispos se reunieron con representantes de organizaciones católicas para preparar el llamado “camino sinodal”, un foro donde se prevé debatir asuntos como el papel de la mujer en la Iglesia, la homosexualidad o el celibato en la organización católica.

El Vaticano ha advertido de que dichas cuestiones son competencia exclusiva de la Iglesia universal y no de una especie de sínodo nacional. Pero Alemania, pese a las advertencias por escrito prevé seguir adelante.

Reinhard Marx, presidente de la Conferencia Episcopal alemana, quien a su vez es miembro del reducido consejo que asesora al Papa en las reformas de la Iglesia y hombre teóricamente cercano a Francisco, viajará esta semana a Roma para defender el diálogo reformista que se está realizando en el país europeo con el propósito de reestructurar el clero.

XC

Artículos relacionados