Huelga de trabajadores juega una mala pasada a turistas en Francia

Un conflicto laboral entre la administración y los trabajadores que gestionan las filas de acceso a la Torre Eiffel, hizo que uno de los lugares más visitados por los turistas, sobre todo en verano, cerrara sus puertas.

La disconformidad de los trabajadores se venía perfilando desde hace días hasta que decidieron dejar fuera de funcionamiento los ascensores que conducen a las dos plantas del monumento, este miércoles a partir 16:00 hora local.

El argumento de los trabajadores para tomar estas acciones, es que se quejan por un nuevo sistema de reservas que distribuye a los visitantes por ascensores dependiendo del tipo de entrada que hayan adquirido, algo que genera colas «monstruosas».

Turistas hacen largas filas para poder ingresar en ascensores de la Torre Eiffel.

Denis Vavassori, de la Confederación General del Trabajo de Francia, manifestó que “más allá del desperdicio en términos de eficiencia y de visitantes descontentos, la paciencia de los empleados se ha agotado«.

Aseguró que durante las horas de menor actividad que suele ser en la tarde y en la noche, quienes compran las entradas con reserva utilizan el ascensor que funciona medio vacío, mientras que los visitantes que adquieren las entradas en taquilla deben esperar hasta tres horas para poder subir al monumento francés.

Leer también: 

Macron enfrenta un nuevo “tsunami popular”

NP

Artículos relacionados