Caso Huawei en EEUU: libre mercado, pero no tanto

La mano invisible del mercado no es tan anónima cuando se tocan intereses poderosos. La reciente medida tomada por el gobierno de Estados Unidos contra la empresa china de telecomunicaciones Huawei, rompe el mito sobre la libre competencia y la libertad de mercado tan manejada por el sistema capitalista. Una sospecha de espionaje, sobre la cual no se ha demostrado absolutamente nada, es la razón que el polémico magnate que gobierna Estados Unidos argumentó para tomar la decisión de bloquear a Huawei.

El presidente norteamericano firmó una orden ejecutiva en la que declara una “emergencia nacional” por amenazas contra la tecnología estadounidense. Esta orden prohíbe el uso de cualquier tecnología que esté considerada como una amenaza para la seguridad de Estados Unidos, por lo que los productos de la empresa Huawei Technologies de China, está prohibida en el país.

Huawei está dispuesta a demostrar que sus productos no violan la seguridad de ningún país.

En el texto se habla de “adversarios extranjeros” que podrían atentar contra la seguridad de los sistemas de comunicaciones de la nación norteamericana, causando “efectos catastróficos” a su infraestructura. El Departamento de Comercio cuenta con 150 días para establecer las normas con las cuales se tomarán el derecho de declarar como “adversarios extranjeros” a cualquier empresa que así decidan.

Reacción de China

Ante la amenaza que supone esta medida a los intereses chinos, el Ministerio de Comercio de ese país se pronunció rechazando la decisión y anunciado que tomarán acciones para proteger sus empresas. Huawei ha negado que su producto socave la seguridad de alguna nación, pero la imposibilidad de que el gobierno de EEUU maneje los sistemas internos de esta empresa china, genera incomodidades en la Casa Blanca.

Los productos de la empresa Huawei están siendo boicoteados por EEUU incluso con sus aliados de la Unión Europea.

“China ha insistido muchas veces en que no hay que abusar del concepto de seguridad nacional y que no debe ser usado como una herramienta para el proteccionismo comercial”.

Gao Feng, portavoz del Ministerio de Comercio.

Este nuevo impasse entre China y EEUU, pone en riesgo el avance de las negociaciones entre ambas naciones para superar la guerra comercial que sostienen desde hace casi un año. Durante ese período, Washington ha golpeado de diferentes maneras los acuerdos que se han logrado, bien sea a través de la subida de aranceles a productos chinos o por medio de las sanciones a empresas de ese país.

Desde la compañía de telecomunicaciones se han mostrado dispuestos a demostrar la seguridad de sus productos. Huawei está “dispuesto y deseoso de reunirse con el gobierno estadounidense y acordar medidas efectivas para garantizar la seguridad del producto”, reflejó un comunicado de la empresa.

RB

Artículos relacionados