Hong Kong enciende otro polvorín entre China y EE.UU.

No es poca cosa que las dos primeras potencias económicas y militares del mundo estén enfrentadas por la hegemonía global. Sus diferencias tienen a la economía mundial en vilo desde hace más de un año y las continuas demoras en una solución definitiva, ya resultan sospechosas. Por si esto fuera poco, la cuerda parece reventar de nuevo por lo más delgado y el tema Hong Kong, con toda la violencia observada en meses, se suma a la diatriba entre China y Estados Unidos.

El presidente norteamericano #DonaldTrump, firmó un proyecto de ley que respalda a los manifestantes de Hong Kong contra el gobierno de Pekín, que además de ser una abierta injerencia en los asuntos internos de China, contempla la posibilidad de sanciones contra funcionarios chinos en caso de que se comprometan los derechos humanos de los violentos y financiados manifestantes.

La violencia y lo bien organizada de las protestas en Hong Kong, hacen presumir sobre el financiamiento de estas acciones

«Firmé estos proyectos de ley por respeto al presidente Xi [Jinping], China y al pueblo de Hong Kong. Se están promulgando con la esperanza de que los líderes y representantes de China y Hong Kong puedan resolver sus diferencias de forma amistosa”, dijo Trump sobre el delicado tema que ya provocó la enérgica respuesta del gobierno asiático. «Recordamos a Estados Unidos que Hong Kong es parte de China y que los asuntos de Hong Kong son asuntos internos de China, en los que ningún Gobierno o fuerza extranjera debe interferir”, señaló un comunicado de la cancillería china.

Acciones recíprocas

Para China, el atrevimiento del gobierno norteamericano viola el derecho internacional y los principios básicos de las relaciones exteriores, por lo cual anunció que activará “contramedidas firmes” hacia Estados Unidos. «Instamos a Estados Unidos a que no sigan por el camino equivocado, o China tomará contramedidas, y EE.UU. deberá asumir todas las consecuencias«, dice la nota.

China sostiene que cualquier intento extranjero por exacerbar las protestas, es una injerencia en sus asuntos internos

La Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong, firmada por Trump, constituye un paso peligroso en las tensas relaciones que sostienen ambos países tras la guerra económica que ambos países sostienen. «El Gobierno y el pueblo de China se oponen firmemente a estos actos hegemónicos tan severos», dijo la cancillería china.

RB

  1. Ola terrorista en Hong Kong renueva la tensión y los enfrentamientos

Artículos relacionados