Pleito en puerta entre EEUU y la Unión Europea

La administración de #DonaldTrump sigue levantando polémica, ésta vez al otro lado del charco -específicamente en Europa- continente que ha amenazado con demandar a EEUU ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) si este país activa el Título III de la ley Helms-Burton, según el cual ciudadanos de origen cubano pueden reclamar ante tribunales estadounidenses las propiedades que les fueron confiscadas en Cuba a partir de 1959.

De acuerdo con las autoridades europeas, la medida afectaría las inversiones de diferentes empresas españolas que han incursionado en Cuba sobre todo en el ramo hotelero, y que podrían perder grandes cantidades de dinero si las más de 200 mil querellas que pudieran presentarse en los tribunales son tomadas en cuenta.

Al respecto, la Comisión Europea (CE) ha señalado que podrían confiscar propiedades estadounidenses por el mismo monto de las pérdidas que reporten las empresas europeas, como medida de represalia.

Europa expuso todas las alternativas que pudiera ejecutar contra EEUU si se activa la Ley.

«La Unión Europea se verá obligada a recurrir a todos los instrumentos a su disposición, incluida la cooperación con otros socios internacionales, para proteger sus intereses«, subrayan Federica Mogherini, vicepresidenta de la CE y Cecilia Malmström, comisaria de Comercio, en una misiva que tiene a Mike Pompeo, secretario de Estado de EE UU, como destinatario.

Ambas destacan en el documento que «si una cadena de hoteles estadounidense (…) reclama (compensación) a una cadena europea ante tribunales de EE UU (…), la europea podría reclamar la misma compensación a la estadounidense ante un tribunal europeo».

Hasta el momento, EEUU había optado por imponer suspensiones sucesivas al mencionado título de esa ley, que eran aprobadas cada seis meses y decididas Gobierno tras Gobierno, independientemente de su tendencia política.

Es importante destacar que los inversores españoles controlan el 71 por ciento de las habitaciones de hotel cubanas que se encuentran en manos extranjeras. Su inversión ronda los 300 millones de euros anuales.

ARG

Artículos relacionados