Haití: la rebelión de los olvidados

No preguntes cuántas veces por segundo mueve las alas el colibrí, pregunta por ejemplo ¿Qué estamos haciendo por Haití? ¿Qué dónde queda, dices?
En un lugar cercado por la noche en el inmenso cobalto del Caribe. La noche en este caso es la miseria, es el hambre es la palabra presa
Alí Primera

En la agenda setting de las últimas semanas en América Latina: Chile, Ecuador, Perú, Argentina – los medios, cumpliendo las órdenes de sus amos intentan lavar la cara de los Gobiernos represores y corruptos mientras criminalizan la protesta popular. En medio de este panorama, al menos han dejado respirar a Venezuela y cesado la fábrica de fake news sobre la nación suramericana, pero eso sí, callan sobre lo que ocurre en Haití (como siempre).

Los pocos que hacen análisis respecto al tema, dejan leer entre líneas que la crisis actual que vive la nación caribeña es responsabilidad de Venezuela.

Desde hace más de siete semanas, Haití, señalado siempre como la nación más pobre del continente americano, protagoniza un paro impulsado inicialmente por maestros y líderes religiosos y protestas que han sido objeto de una cruel represión. Hasta el momento de la edición de esta nota, se registraban 30 muertos de forma violenta, 15 de ellos a manos de los cuerpos policiales, así como alrededor de 200 heridos.

Rechazo a la corrupción, a la inseguridad, una inflación altísima y las pésimas condiciones de vida de los haitianos, e incluso razones geoplíticas, han sido el motor de las movilizaciones que algunos analistas han referido como un despertar del pueblo haitiano, que en esta oportunidad pide la renuncia del presidente Jovenel Moise, y que en una manifestación pública quemó la bandera de Estados Unidos.

Hasta la fecha se registran al menos 30 muertos y 200 heridos

La geopolítica en el conflicto haitiano

En el año 2005, el entonces presidente venezolano, Hugo Chávez, impulsó el programa PetroCaribe, destinado a la venta de petróleo subsidiado a las naciones caribeñas, con el propósito de impulsar programas sociales en la región, para contribuir con la disminución de sus niveles de pobreza y desigualdad. Cuba, Surinam, Santa Lucía, república Dominicana, Jamaica, Guyana y Haití, eran algunas de las naciones suscriptoras del tratado. Recientemente una investigación del Senado haitiano, develó que altos funcionarios haitianos malversaron alrededor de 2 mil millones de dólares provenientes del programa creado por Venezuela.

VTActual.com entrevistó en exclusiva a a Jean Paul Edmond, haitiano residenciado en Venezuela, quien reiteró la existencia de un fondo con dinero de PetroCaribe, «con la condición de mejorar la calidad de vida del pueblo haitiano, mediante la construcción de hospitales, escuelas, universidades, empleo para los jóvenes, programas de alimentación», sin embargo aseguró que no se utilizó el dinero para este fin

De hecho, la investigación antes mencionada señala como beneficiaria de este hecho de corrupción, a una empresa propiedad del presidente Moise. Lo paradójico es que el actual mandatario haitiano, se ha plegado a las naciones del continente que en meses pasados, se alineó con Estados Unidos para cercar a Venezuela.

«El pueblo desperto y empezó a solicitar explicación sobre el dinero de PetroCaribe, (…) el presidente Jovenel Moise vendió su alma al imperialismo cuando dio su voto en contra de Venezuela en la OEA, el pueblo se levantó una vez mas en contra del Gobierno, organizando grandes movilizaciones para decirle al presidente Jovenel que ya el no puede ser presidente de Haití», dijo Edmond.

No obstante, tras la postura del gobierno de Haití contra Venezuela, había una promesa: una negociación con el Banco Interamericano de Desarrollo y el Fondo Monetario Internacional por 229 millones de dólares, lo que implicó de inmediato la aplicación de la receta neoliberal contra un pueblo ya empobrecido, comenzando por el aumento de los combustibles.

Un hecho que apunta a empeorar la situación, es que Venezuela no ha podido despachar más crudo a la nación caribeña, como consecuencia del bloqueo estadounidense que impacta fundamentalmente la producción petrolera.

La rebelión de los olvidados

La canción «La noche del jabalí», del cantor venezolano Alí Primera, citada al inicio de este trabajo periodístico, canta que los haitianos, históricamente han luchado solos. A pesar de una situación de pobreza e insalubridad insostenible, no habrá en Haití relatoría de Derechos Humanos con informes rimbombantes para llamar la atención de la comunidad internacional.

Para el terremoto de enero de 2010, Estados Unidos envió militares, que consumieron para sí la ayuda humanitaria enviada por otros países y además, fueron objeto de señalamientos por violaciones a mujeres, hombres y niños. nada pasó.

Haití muy poco interesa a las corporaciones mediáticas internacionales, ni a los artistas que dicen cantar por causas justas, menos a los magnates que organizan conciertos para recaudar fondos de ayuda humanitaria, pero eso no detendrá su lucha.

Preguntamos a Jean Paul Edmond, cómo puede América Latina apoyar a Haití, a lo que respondió que «Latinoamérica puede ayudar a Haití en la formación de la juventud, Simón Bolívar lo dijo, un pueblo sin estudios es un pueblo ciego, Nelson Mandela lo dijo, la educación es el arma más poderosa que podemos utilizar para desarrollar un país, pero hoy en día Haití tiene un porcentaje de 1,1% de jóvenes que están en la Universidad«.

Sobre el tema destacó que en este momento, en Venezuela hay 21 jóvenes haitianos estudiando Medicina Integral Comunitaria en la Escuela Latinoamericana de Medicina y otras carreras, como parte de un convenio con Fundayacucho.

Jessica Sosa

Artículos relacionados