“El Guasón”: un payaso perturbado que nos increpa desde el espejo

Las expectativas generadas por la cinta “El Guasón” (Joker) del director Todd Phillips, han sido superadas con creces a los pocos días de su estreno. De acuerdo con la mayor base de datos de cine – Internet Movie Database (IMDb) – está calificada con un nueve de media ubicándola en el top diez de las películas mejor valoradas de la historia.

Se desata una ola paranoica

El estreno de este film generó una gran controversia en los EEUU ya que algunas voces se alzaron temerosas de que se repitiera “La Masacre de Aurora” (2012): un tiroteo durante una proyección de “Batman: el caballero de la noche asciende” donde el Guasón era interpretado magistralmente por Heath Ledger.

El recuerdo del Joker de Heath Ledger y de la Masacre de Aurora puso en alerta al Ejército de los EEUU que advirtió sobre posibles tiroteos en el estreno del Guasón de Joaquín Phoenix

Michael Moore: «El miedo alrededor de Joker es una distracción para no ver la verdadera violencia que nos está desgarrando»

El documentalista Michael Moore, autor de Bowling for Columbine y Fahrenheit 9/11 se pronunció a favor del mensaje detrás de esta película:

El mayor daño a la sociedad podría ocurrir si NO vas a ver esta película, porque la historia que cuenta y los problemas que plantea son tan profundos, tan necesarios, que si quitas la mirada de esta genialidad de pieza artística, te perderás el regalo del reflejo que nos está ofreciendo. Sí, hay un payaso perturbado en ese espejo, pero no está solo, nosotros también estamos ahí”

Moore asegura que esta obra “es sobre el Estados Unidos que nos dio a Trump, el país que no siente la necesidad de ayudar a los marginados y a los desprotegidos. El Estados Unidos en que los inmundamente ricos se vuelven más ricos e inmundos”.

Michael Moore: «Cuánto ha pasado hasta que vimos que una película aspirara al nivel de Stanley Kubrik? Anda a ver esta palícula (…) Saca tus propias conclusiones

La delirante fascinación que ejerce el Guasón de Phoenix

Sin duda uno de los elementos que más elogios le ha dado a la cinta de Todd Phillips es la magistral actuación de Joaquin Phoenix, que le valió una ovación de 8 minutos tras la proyección del film en el Festival de Venecia. Fue más que merecida, ya que trabajó durante 8 meses en el estudio del personaje.

En primer lugar tuvo que perder 23 kilos de peso. Phoenix afirma que – a pesar de ser un proceso complicado – esta dieta extrema le ayudó a tener mayor fluidez sobre su cuerpo para hacer distintos movimientos y la sensación de no poder comer lo que deseaba fue aplicada en la construcción de su personaje.

La extrema delgadez del personaje le corta el aliento a cualquiera

Otro de los componentes que le dan un toque siniestro a este Guasón es su risa. Para lograrlo, el  actor se documentó en casos de pacientes con incontinencia emocional: una condición neurológica que causa risas o llanto incontrolable – principalmente en momentos inapropiados – y que tiende a afectar a personas con condiciones neurológicas preexistentes.

https://www.youtube.com/watch?v=z3mh7eiYzqE
Joaquin Phoenix desarrolló 4 tipos de risa para el personaje. Aquí les mostramos una de ellas.

De poetas y de locos…

Además de tomarse su tiempo para la preparación del Guasón, Phoenix se inspiró en otros personajes de los que se destacan 2 referencias: La primera, proviene del baile del actor Ray Bolger, en “The old soft shoe”.

Video en el que se comparan los movimientos de Joaquin Phoenix y los de Ray Bolger

La segunda queda visible en su maquillaje, similar al usado por el payaso Pogo: un célebre asesino serial de los EEUU, a quien ejecutaron en 1994 por asesinar a 33 jóvenes cuyos cadáveres fueron hallados debajo de la casa donde residía. Definitivamente, una extraordinaria fuente de inspiración para este payaso trastornado llamado Guasón.

El asesino serial John Wayne Gacy, conocido también como el Payaso Pogo, cuyo maquillaje inspiró el utilizado por Joaquin Phoenix

¿El hombre es malvado por naturaleza o la sociedad lo corrompe?

Durante siglos los filósofos han debatido sobre la naturaleza del hombre. Por un lado, Rousseau y sus seguidores afirman que el hombre es bueno por naturaleza y la sociedad lo corrompe.

Por el otro, están Hobbes y quienes sostienen que “el hombre es el lobo del hombre” y que sólo la sociedad y sus reglas lo pueden controlar.

Ante una sociedad enferma, discriminatoria e insensible que violenta a los más vulnertables, emerge un villano disfrazado de héroe o ¿un héroe disfrazado de villano? Todo depende del cristal con que se mire.

El Guasón nos ofrece la respuesta, pues explora lo corrompida que está la sociedad y nos ayuda a darnos cuenta sobre la falta de empatía que estamos viviendo hacia “los olvidados”, en especial, los enfermos mentales.

Enza García Margarit.

Artículos relacionados