A Guaidó lo recibieron a una sola voz: «¡Traidor!»

Juan Guaidó regresó a Venezuela como lo hizo hace casi un año, por el Aeropuerto de Maiquetía y sin honores de Jefe de Estado.  Pero esta vez, luego de un 2019 de duras sanciones contra Venezuela, estimuladas por su «gobierno», la reacción popular fue muy diferente.

En las inmediaciones del ala internacional de la terminal se encontraban cientos de personas, que los medios de comunicación privados catalogaron de chavistas, y que le reclamaban a Guaidó que cesara en su política exterior, que dejara de pedir más castigos para un pueblo que ya está castigado con una crisis económica y una inflación casi desmedida.

Fue así cómo a duras penas Juan Guaidó, que hasta el 5 de enero pasado ejerció como presidente de la Asamblea Nacional (AN), pero que igualmente se autojuramentó para un nuevo período, llegó a tierras venezolanas después de una extensa gira, que lo llevó por varios países europeos y hasta a la mismísima Casa Blanca, donde lo recibió #DonaldTrump.

«¡Traidor!, ¡Basta de sanciones!» y hasta «asesino«, le dijeron entre empujones a Juan Guaidó, quien tuvo que abordar rápidamente un vehículo que lo esperaba.

Un día antes de su regreso, Juan Guaidó había llamado al pueblo a recibirlo en el Aeropuerto de Maiquetía.  Lo cierto es que él salió de Venezuela pese a que en su contra pesa una orden de prohibición de salida del país emitida por el Poder Judicial venezolano.

Pero después de haber sido recibido en Palacios y aplaudido por políticos en el mundo, en Venezuela, Juan Guaidó pasó sin pena ni gloria, y como un ciudadano más pasó por los servicios de migración.

«En casa», publicó en su Twitter. Pero lo que menos se esperaba era la reacción popular, sobre todo de una ciudadana, empleada de la ahora sancionada Conviasa llamada Nubraska Padrón, que lo confrontó cuando hacía los trámites de ingreso al país.

«Traidor, eres un traidor a la patria«, le reclamó la empleada, en medio del abucheo de algunos seguidores de Guaidó que estaban en el sitio y de las risas de Guaidó, que ni quiso escucharla y calificó su manifestación (que incluyó una bañada con una lata de gaseosa) como «este showcito».

Y el «showcito» fue ignorado totalmente por el parlamentario de Vargas, que no reflejó nada de lo ocurrido en un cuenta en Twitter. Pero sí su recibimiento en la plaza Bolívar, pero de Chacao, la misma en la que hace poco más de un año se autoproclamaba «presidente encargado» de la República Bolivariana de Venezuela.

Maya Monasterios Vitols/VTactual.com

#VTanálisis Esperando a Guaidó

Artículos relacionados