Salen a la luz más pruebas del Golpe de Estado en contra de Maduro

El ministro de Comunicación e Información de Venezuela, Jorge Rodríguez, mostró nuevas evidencias de los planes que tenía la oposición el pasado 23 y 24 de junio.

En medio de una rueda de prensa realizada en el Palacio de Miraflores, Rodríguez dejó claro que las nuevas evidencias aportan datos que señalan a “Juan Guaidó y el presidente de Colombia Iván Duque son los involucrados de los ataques frustrados contra el presidente Nicolás Maduro”.

El también vicepresidente sectorial de Comunicación, Turismo y Cultura de Venezuela, reiteró que: “No son hipótesis, ni especulaciones, son evidencias y testimonios obtenidos a través de una labor de inteligencia de meses, que nos permitió saber lo que estos terroristas estaban planificando (…) Juan Guaidó intentó montar un fake intentando decir que se le espichó un caucho en plena autopista y él mismo se bajó”, dijo.

Entre las investigaciones realizadas Rodríguez afirmó que “el plan homicida consistía en robar unas tanquetas de la base La Carlota y traerlas junto a francotiradores para asesinar a cualquiera del pueblo que descendiera desde la Av. Sucre de Caracas”.

“Que se le espiche el otro caucho de su carro a esta misma hora porque vamos a seguir mostrando parte de las más de 59 horas que tenemos de vídeos y conversaciones telefónicas entre terroristas, golpistas y asesinos. Son evidencias”, agregó.

Más adelante detalló: “No solo estamos en presencia de dos golpes de Estado, sino de un golpe de Estado para liberar al corrupto de Baduel, cuando robó dinero cuando fue ministro de Defensa (…) «Tenemos más de 59 horas de vídeos de más de las 7 reuniones de los terroristas, partes de las pruebas que presenta la Fiscalía Militar de la República”, sentenció.

El Jefe de la cartera de comunicación indicó que en medio de estos ataque planteados hay personas israelíes implicadas. Mostró un video donde delincuentes que señalan que tienen a sus objetivos (el presidente Maduro, su esposa y sus hijos) las 24 horas vigilados.

Indicó que estas acciones muestran los profundos quiebres que existen en el seno de la oposición. “Ellos pueden seguirse matando entre ellos, pero lo que es peligroso es que cuando se manda a matar al presidente Nicolás Maduro, a Diosdado Cabello, Maikel Moreno, estamos hablando de una masacre y de un desencadenamiento extremo de la violencia”.

Por último, recalcó que se presentaron pruebas de un grupo de policías que habían sido reclutados para estos efectos, y que tienen nexos con el narcotráfico colombiano. La función en esta parte del plan homicida, “consistía en robar unas tanquetas de la base La Carlota y traerlas junto a francotiradores para asesinar a cualquiera del pueblo que descendiera desde la avenida Sucre de Caracas”.

XC

Artículos relacionados