“Gay Panic”: el atenuante legal para los crímenes de odio contra la comunidad GLBT+

La defensa del “Gay Panic” o “Pánico homosexual” es una defensa legal muy común en los EEUU contra cargos de lesiones o asesinato contra los homosexuales. Afirma que el acusado cayó en una especie de “demencia temporal” debido a su miedo a los mismos.

Pánico Homosexual (Gay Panic) o “Enfermedad de Kempf” es una expresión creada en 1920 por el psiquiatra Edward J. Kempf para denominar un tipo de reacción violenta causada al ser destinatario de una conducta homosexual seductora no deseada, real o supuesta.

Muchos especialistas han cuestionado el estatus de enfermedad mental que se le ha concedido a esta conducta sosteniendo que se trata de una justificación cultural de la homofobia y la discriminación hacia los homosexuales

La defensa del “Gay Panic” en los EEUU

De los 50 estados que conforman los EEUU, 42 de ellos permiten usar defensas legales que afirman que la orientación sexual y/o la identidad de género de la víctima causaron las acciones.

De acuerdo con la Asociación de Abogados de los EEUU – basándose en un estudio del Instituto Williams – ningún estado reconoce las defensas de pánico gay y trans como defensas independientes bajo sus respectivos códigos penales. No obstante los acusados han usado defensas de “Gay Panic” junto con otras estrategias de defensa para intentar reducir la gravedad de sus cargos o sentencias.

Los estados coloreados en verde son en los que se prohíbe el uso de defensas legales en las que se alegue la orientación sexual y/o identidad de género de la víctima como desencadenante de las acciones del acusado. Imagen tomada de http://www.lgbtmap.org

Usualmente la defensa del Pánico Homosexual se ha aplicado de tres maneras como atenuante y transformar un caso de asesinato a homicidio u homicidio justificado:

1. Defensa de locura: el acusado alega que una proposición sexual de la víctima, debido a su orientación sexual o identidad de género, desencadenó en un ataque de “Pánico Homosexual” o “Enfermedad de Kempf.

2. Defensa de la provocación: permite al acusado argumentar que la proposición de la víctima fue suficientemente “provocativa” para inducir al acusado a matarla. Los defensores de DDHH aseguran que de esta manera se estigmatiza un comportamiento que, por sí solo, no es ilegal ni dañino.

3. Defensa de la autodefensa: los acusados afirman que creían que la víctima, debido a su orientación sexual, estaba a punto de causarle daños corporales graves. Esta defensa es ofensiva para la comunidad GLBT+ porque argumenta que el género o la identidad sexual de una persona los convierte en una amenaza mayor para la seguridad.

Una batalla legislativa con pocos frutos

En Wyoming, Mathew Sheppard – un estudiante universitario de 21 años – fue torturado y asesinado a golpes por dos hombres en 1998. Los responsables usaron la defensa del Pánico Homosexual para justificar sus acciones. Este caso impactó a nivel nacional e internacional sobre los temas concernientes a delitos de odio y su respectiva legislación en niveles estatales y federales.

La naturaleza del asesinato de Mathew Sheppard derivó en peticiones para que se aprobara una legislación que tratara los delitos de odio

En ese estado se elaboró un proyecto de ley que definiría ciertos ataques motivados por la orientación sexual de la víctima como delitos de odio, pero falló luego de que la Cámara de Representantes de Wyoming votara y alcanzara un empate.

El entonces Presidente Bill Clinton intentó extender la ley federal sobre delitos de odio para incluir a los individuos gay y lesbianas, mujeres y personas con discapacidad. Esta iniciativa fue rechazada por la Cámara de Representantes en 1999. El año siguiente ambas cámaras del Congreso aprobaron la legislación, pero fue retirada en Comité de Conferencia.

Hubo otro intento en 2007. El proyecto de Ley Matthew Shepard como legislación bipartidista federal en el Congreso – propuesta por el demócrata John Conyers y co-propuesta por 171 legisladores – fue aprobado en la Cámara de Representantes el 3 de mayo de 2007. Sin embargo nunca pasó al Congreso.

George W. Bush fue una piedra de tranca para que las agresiones a la comunidad GLBT+ fueran consideradas delitos de odio

Una legislación parecida fue aprobada por el Senado el 27 de septiembre de ese año pero terminó siendo abandonada debido a la oposición por parte de una porción de los Demócratas, los grupos conservadores y el entonces inquilino de la Casa Blanca, George W. Bush, quien amenazó con vetarla si llegaba a sus manos.

El Pánico Homosexual ¿Un trastorno psiquiátrico o una excusa para la discriminación?

El doctor en psiquiatria Luis Rojas Marcos afirma que el Pánico Homosexual es una condición que aqueja a personas que se sienten inseguras de su identidad sexual y han eludido a lo largo de su vida situaciones de intimidad física.

Sin embargo, Rojas Marcos, va más allá y extrapola esta perturbación a ciertos sectores políticos y religiosos de la sociedad occidental, que sin duda parecen aterrorizados «sin motivo real» para tomar decisiones legislativas con relación a la comunidad LGBT+. Aparentemente eso es lo que ocurre en la tierra del Tío Sam.

Enza García Margarit.

Artículos relacionados