Fuerzas sirias van por los pozos petroleros

Pese a que el Estado Islámico (Daesh en árabe) está militarmente liquidado en Siria, aún queda por recuperar varios pozos petroleros que controlan los terroristas al este del país. A esta tarea se han dedicado las tropas del Ejército Árabe Sirio (EAS), pero también las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), apoyadas militar y logísticamente por Estados Unidos.

Ambas facciones se han apoderado de los dos bastiones más grandes de la banda takfirí, Deir Ezzor y Al-Hasaka, según el portal sirio de noticias Al-Masdar News. Las ciudades de Abu Kamal y Markada ya están bajo el control del Ejército y las FDS, y están en vías de recuperar los pozos petrolíferos restantes controlados por los elementos de Daesh en el valle del río Éufrates.

Los pozos petrolíferos Al-Kismah, localizado al sur del pozos petroleros de Al-Umar, controlado por las FDS, todavía están en manos de los terroristas, pero se estima que en poco tiempo perderán el control de ambos. La ventaja la llevan las FDS por estar ubicados más cerca de estos.

Las FDS son reacias a renunciar a su control sobre los territorios que le han quitado a Daesh. Se estima que al menos 900 soldados estadounidenses luchan codo a codo con las Fuerzas Democráticas Sirias en los terrenos de combate. Los analistas creen que las fuerzas títeres de EE.UU. posiblemente podrían utilizar la ciudad norteña de Al-Raqa y tal vez unas partes de Deir Ezzor como una moneda de cambio con Damasco para federalizar al país.

Por su parte, el Gobierno sirio considera como ilegal la presencia de las fuerzas yanquis, debido a que no gozan de su autorización para estar en territorio sirio. Además, afirman que que las FDS solo han complicado la situación en el país, al obstaculizar el logro de cualquier solución a la crisis al mantener vivo un enfrentamiento armado.

Con información de HispanTV

JA

Números respaldan operaciones militares rusas en Siria

 

Son extrañas las actuaciones de Estados Unidos en Siria

Artículos relacionados