Fraude cibernético sacude a Puerto Rico

A toda la crisis política y social que desde hace unos 13 años vive Puerto Rico y que su pueblo ha pagado con los recortes del Gobierno, ahora se le suma un fraude por más de 2 millones de dólares en el sistema de pago de pensiones de al menos dos empresas del Estado.

Las empresas afectadas son la Compañía de Turismo de Puerto Rico (CTPR) y  la Compañía de Fomento Industrial (Pridco), pero los medios de prensa de la isla hablan de por lo menos dos organismos públicos más desfalcados: Autoridad de Energía Eléctrica y Autoridad de Carreteras.

Pero ¿cómo es posible que en pocos meses el Estado de Puerto Rico haya enviado unos 2,6 millones de dólares a cuentas fraudulentas?

De acuerdo al director de la unidad de fraudes de la división bancaria de la policía de Puerto Rico, José Ayala, el esquema de fraude inició cuando alguien hackeó el computador de uno de los empleados del sistema de pensiones y envió correos falsos a las agencias del Gobierno.

Y lo que sucedió a continuación era lo lógico.  Algún encargado de pagar las pensiones de estos organismos recibió un correo fraudulento, una técnica muy usada que se llama «pishing», en el que se falsificó una carta que giraba instrucciones sobre un supuesto cambio de cuentas de la Administración del Sistema de Retiro (ASR) en EE. UU.

El error aquí fue que se desvió el dinero a estas nuevas cuentas y ninguno de los empleados implicados en el caso verificó la  información.

La primera en caer en diciembre pasado fue la Compañía de Fomento Industrial, cuyo director ejecutivo, Manuel Laboy, admitió fallos en el cumplimiento de los protocolos de seguridad y que permitió a un empleado transferir 2,6 millones de dólares a un destinatario falso en territorio estadounidense.

«Múltiples cuentas de correo electrónico de la Administración de Retiro fueron intervenidas o hackeadas», explicó en conferencia de prensa Laboy, mientras se negaba a ofrecer detalles de la investigación.

No lo tomamos a la ligera y habrá consecuencias”, dijo Laboy, quien añadió que dos empleados fueron removidos de sus puestos, uno de su agencia y otros de la Compañía de Comercio y Exportaciones, que envió 63.000 dólares como parte del fraude cibernético.

“Esta situación no afectó ni afectará el pago de las pensiones a los retirados”, aseguró.

Y ¿cómo se dieron cuenta? Pues porque algún afectado denunció que no había recibido su pago correspondiente al mes, explicó por su parte Ayala.

¿De cuánto dinero se habla?

Según publica el sitio en Internet del Diario de Las Américas, se trataría de 4,1 millones de dólares que el Gobierno de Puerto Rico entregó a hackers en los últimos meses, en varios casos que aún no han sido revelados.

El caso de las transferencias fraudulentas efectuadas en la Administración de los Sistema de Retiro, Pridco y Turismo, ambas adscritas al Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), ya están bajo la jurisdicción del FBI estadounidense, y los fondos en las cuentas han sido bloqueados.

Contradicciones

Mientras Manuel Laboy asegura que sí se trató de un hackeo a cuentas de correo electrónico de empleados de estas instituciones, la Principal Ejecutiva de Innovación e Información del Gobierno, (CIO, por su sigla en inglés), Glorimar Ripoll, lo niega.

Según su versión, lo que sucedió aquí fue un caso de «phising» (correos fraudulentos) y no de un hackeo.

Es por esta comprometedora declaración que quizás, Laboy intentó cubrir sus huellas y garantizó que los sistemas de la agencia no se habían comprometido.

Puerto Rico no pega una

Al parecer, las acusaciones de  #DonaldTrump, quien desde su llegada a la Casa Blanca en 2016 no ha dejado de atacar a los gobiernos de Puerto Rico, primero a Ricardo «Ricky» Roselló y ahora a la «gobernadora interina» Wanda Vázquez , no están tan mal fundamentadas.

Y es que el escándalo de este fraude cibernético se da pocas semanas después desde que se destapara otro que implicaba el acaparamiento y distribución con fines políticos de insumos, alimentos y medicinas destinados a las víctimas del huracán María y de la serie de terremotos que sacudieron Puerto Rico en enero pasado.

#DonaldTrump, a quien Roselló incluso llegó a ofrecerle una golpiza y denunció que para Washington la isla y su pueblo son ciudadanos de segunda, ha sido muy duro al hablar de la gestión interna y al denunciar malos manejos de los fondos públicos y corrupción.

Cuando se desató la crisis política que derivó en protestas populares tan masivas que terminaron por sacar de su puesto a Roselló a mediados de 2019, #DonaldTrump, también criticado por abandonar al Estado Libre Asociado, aseguraba que ese Gobierno ha “despilfarrado o desperdiciado” la ayuda enviada y que “gran parte de su liderazgo es corrupto, ¡y saquea al gobierno de Estados Unidos!”.

Mientras en las altas esferas del poder puertorriqueño se investiga qué sucedió con los 4,1 millones de dólares desviados de los fondos de pensiones o por qué no se repartió entre los necesitados la tan esperada ayuda humanitaria, el pueblo sigue sumido en una profunda crisis, con niveles de desempleo de entre 15% y 35% y más del 50% de la población que vive en la pobreza.

MMMV/VTactual.com

Puerto Rico: ¿Tanto nadar para morir en la orilla?

Artículos relacionados