Francisco elimina Secreto Pontificio que encubre la Pederastia en la Iglesia Católica

Si algún Papa moderno ha estremecido los dogmas de la Iglesia Católica, ese ha sido Francisco. El Pontífice de 83 años sigue emprendiendo cambios radicales en muchas de las cuestiones consideradas inamovibles, y la más reciente de ellas tiene que ver con la abolición del secreto pontificio, que protegía a varios jerarcas de la iglesia de las investigaciones sobre abusos sexuales.

Con esta medida, el Papa Francisco pone a disposición de la justicia todos los documentos, testimonios, informes y sentencias eclesiales que Roma tiene sobre denuncias de abuso sexual por parte de sus autoridades y representantes. La norma alcanza los delitos cometidos tanto a menores de edad como a adultos por parte del clero.

El Papa Francisco celebró su cumpleaños número 83 con la histórica decisión de eliminar el secreto pontificio para casos de abuso sexual

La nueva norma apoyada por la máxima autoridad de la Iglesia católica,  incluye que «no puede imponerse ningún vínculo de silencio ni al denunciante ni a la persona que afirma haber sido perjudicada ni a los testigos». Estos cambios suponen el final a décadas de encubrimiento a los delitos de abuso sexual cometidos por representantes de la iglesia, con lo cual las autoridades tendrán más libertad de acción a la hora de hacer sus investigaciones.

Borrar la pedofilia de la Iglesia

La lluvia de denuncias que desde hace décadas señala a representantes de la iglesia de cometer diferentes delitos sexuales contra menores y adultos, ha provocado un giro en las políticas de El Vaticano. La medida es una decisión tomada por la máxima autoridad en la que se trata de eliminar este flagelo que ha manchado de manera grave la credibilidad de la Iglesia Católica.

Erradicar la pederastia de la Iglesia Católica, es uno de los retos más duros que ha enfrentado la institución.

La enmienda se hace sobre la más reciente ley canónica interna de la iglesia, un código legal paralelo que aplica la justicia eclesiástica por crímenes contra la fe. Este código disciplinario establece que la máxima pena que se puede imponer sobre un infractor, es la expulsión de sus funciones en la iglesia, primer paso para dejar que la justicia terrenal también actúe.

RB/VTactual.com

Papa Francisco: Es «obligatorio denunciar» casos de abuso sexual

Artículos relacionados