El blindaje de Francia es insuficiente para los chalecos amarillos

El blindaje de Francia es insuficiente para los chalecos amarillos

Este sábado el grupo de chalecos amarillos retomó las protestas en Francia, pese a que el gobierno de Enmanuel Macron ha buscado alternativas para frenar las protestas paralizando el aumento de los combustibles, sin embargo las medidas quedan invisibles cuando el presidente ha desestimado las protestas.

El país amaneció hoy bajo un clima de tensión tras los graves enfrentamientos producidos en la capital francesa los pasados sábados. La ciudad ha cerrado la mayoría de sus museos y monumentos, de la Torre Eiffel a la catedral de Notre Dame o el más alejado Panteón.

Esta sería la cuarta jornada de protesta por lo que la Policía ha realizado más de 700 arrestos, 581 de ellos en París, y ha interrogado a más de 400 personas. Los manifestantes corean ¡Macron dimisión!» y entonan La Marsellesa.

Este sábado se produce la cuarta jornada de protestas/Foto El País
Este sábado se produce la cuarta jornada de protestas/Foto El País

31.000 miembros de los chalecos amarillos encabezan hoy las manifestaciones entre los que hay grupos de violentos y los agentes antidisturbios, que les impidieron pasar por la avenida a partir de un determinado punto, en las proximidades del Palacio del Elíseo. Hasta el momento hay al menos 500 detenidos.

Macron, con un índice de popularidad por los suelos, guarda silencio. “No quiere echar leña al fuego”, dijo el presidente de la Asamblea Nacional, Richard Ferrand.

NB

«Chalecos amarillos»: Una ira incontenible

 

Artículos relacionados