Fatalidad aérea no es nueva en el fútbol mundial

La noche de este lunes, el avión en el que viajaba el Chapecoense, modesto club brasileño que por primera vez disputaría una final de Copa Suramericana, se estrelló antes de su arribo a la ciudad de Medellín (Colombia), donde se jugaría el partido de ida de esa instancia del torneo continental.

El accidente, en el que murieron 76 personas entre jugadores, cuerpo técnico, periodistas y tripulación de la aeronave, ha reabierto un amplio expediente de catástrofes de este tipo que han enlutado al deporte más visto del mundo.

Todo comenzó en 1949, cuando el avión en el que viajaba el Torino, club italiano, se estrelló contra la basílica de Superga, en la localidad italiana de Turín. Murieron 18 jugadores de un equipo que contaba con cinco campeonatos consecutivos en la liga local, y que era base fundamental de la selección de su país, de cara al mundial de Brasil 1950. Esta, finalmente, viajó a esa cita en barco.

torino
El accidente de Superga fue el primero de este tipo que marcó al fútbol.

Quizá la más emblemática de las tragedias ocurrió en 1958. El Manchester United, equipo inglés, perdió a ocho de sus jugadores, además de su entrenador, Tom Curry, y otros dos miembros del cuerpo técnico.

La aeronave se estrelló en Múnich, Alemania, donde tenían prevista una parada para reponer combustible. Venían de ganar en su visita al entonces potente equipo yugoslavo Estrella Roja de Belgrado, por los cuartos de final de la Copa de Europa (anterior a la hoy conocida Champions League).

Entre los sobrevivientes (21 en total), se encontraba un joven Bobby Charlton, que a la postre se convertiría en leyenda del fútbol mundial, y es considerado por la Federación Internacional de Fútbol y Asociados (FIFA) como el mejor jugador inglés de todos los tiempos.

manu

A esta le siguieron dos incidentes en años consecutivos: en 1960, el accidente de un avión que despegaba en el aeropuerto de Kastrup, Dinamarca, costó la vida de ocho jugadores de la selección de esa Nación. Al año siguiente, 24 miembros del Green Cross, de Chile, murieron en otro accidente. Iban a Santiago para disputar la final del torneo local.

El equipo boliviano The Strongest perdió en 1969 a 16 jugadores en lo que hoy se conoce como la Tragedia de Viloco, una localidad minera de Bolivia. Diez años más tarde, 17 jugadores del Praktor Tashkent (Unión Soviética) murieron tras el desplome del avión en el que viajaban.

the-strongest

Mientras iban a la ciudad de Pucallpa, la tragedia tocó al Alianza Lima, de Perú. En total, 43 personas (16 integrantes del equipo, seis miembros del cuerpo técnico, cuatro auxiliares, ocho miembros de la barra, tres árbitros y seis tripulantes) murieron aquel 8 de diciembre de 1987. En el año 2006, una investigación periodística dio a conocer el informe oficial de la Marina de Guerra del Perú: la aeronave presentaba fallas técnicas y el piloto no tenía experiencia para vuelos nocturnos. Se mantuvo oculto hasta ese momento.

Finalmente, en 1993, el seleccionado de Zambia se dirigía a Dakar, Senegal, para disputar un partido de eliminatorias mundialistas. El avión cayó en el Océano Atlántico, a 500 millas de Libreville, en Gabón. En total fueron 25 las víctimas fatales.

autoridades-de-gabon-ante-el-accidente-del-seleccionado-de-zambia

La del Chapecoense es particularmente sensible, al tratarse de la historia de un club pequeño que desafió a grandes conjuntos del continente, como el San Lorenzo argentino, que cayó eliminado por los brasileños en semifinales.

Artículos relacionados