Exguerrilleros colombianos arrepentidos de abandonar las armas

Una estafa. Así define Iván Márquez, exnúmero dos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el Acuerdo de paz alcanzado con el gobierno de Juan Manuel Santos que les obligó a abandonar las armas y ha asesinado a 114 exguerrilleros y a 31 de sus familiares.

“Fue un grave error haber entregado las armas a un Estado tramposo, confiados en la buena fe de la contraparte”, señaló Márquez a través de una carta publicada en su cuenta de Twitter.

En el texto, asegura que el Estado colombiano traicionó el sueño de paz de millones que buscaban poner fin a más medio siglo de confrontación. Asimismo, manifiesta su repudio a la recaptura del exlíder de las FARC Seuxis Paucias Hernández, más conocido como Jesús Santrich, quien fue detenido el viernes por agentes de la Fiscalía General de la Nación después de que abandonara la cárcel La Picota, ubicada en Bogotá.

En la misiva, el exguerrillero también lamentó que los entonces miembros de las FARC no escucharan las advertencias de otros líderes históricos de la exguerrilla que aseguraban, en su momento, que “las armas eran la única garantía del cumplimiento de los acuerdos” hasta que se implementara en su totalidad el convenio de paz firmado en noviembre de 2016 con el entonces Gobierno colombiano.

Luciano Marín, mejor conocido como Iván Márquez

Márquez también llamó al presidente Duque a “no dinamitar la independencia de poderes con ese odio sordo que solo busca hacer trizas y dejar sin efecto el Acuerdo de Paz de La Habana”, en referencia al supuesto abuso de autoridad por parte del Ministerio Fiscal colombiano.

Desde su llegada al Gobierno, Duque ha insistido en cambiar la naturaleza de algunos acuerdos y ha sumado en la polarización de las opiniones sobre lo pactado en 2016, ocasionando una ola de violencia en contra de los exguerrilleros que ha dado como resultado el asesinato de muchos de ellos, aún cuando ya se encontraban en proceso de reinserción a la vida civil.

Precisamente este lunes, el Jefe de Estado colombiano encabezó un encuentro con dirigentes de partidos políticos para proponer un «pacto político nacional», cuyo fin sería modificar el Acuerdo de Paz, firmado tras cuatro años de diálogos. Las reuniones no incluyen la representación de la oposición ni la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC).

ARG

Artículos relacionados